Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

Concurso de Ensayos      

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

 Enero de 2001

La divina juventud

Fernando Almánzar

El periodista Fernando Almánzar trabaja como redactor y editor de noticias en Univision.com, con sede en Miami, Florida.

Enviar Voto   Articulo no. J1058

Abrí los ojos y me di cuenta que la juventud se había escapado.  Me enteré de que ese período pasajero en la vida del ser humano, a veces se marcha sin que nos demos cuenta.

Y lo peor:  pese a los logros personales y profesionales obtenidos, ese ciclo terminó abruptamente probablemente sin complacer las demandas de mis antepasados ni los requisitos establecidos por el futuro.

Mirándome al espejo, y notando menos pelo en la cabeza, supe definir al fin la juventud como una temporada confusa, llena de interrogantes, dudas y esperanza que termina sin que nos enteremos de lo valioso que fue.

Pienso que fue una época llena de comienzos, metas, y sobre todo, amistades inolvidables.  Es lo que creo ahora, a pocos días de iniciarse el siglo XXI, cuando me doy cuenta que mi juventud ya desapareció.

Cuando visito el supermercado, en vez de escuchar a la cajera decir el tradicional “aquí está su cambio joven...”, lo que oigo es un todavía confuso “muchas gracias señor”.

Pero más confuso aún me siento cuando pienso en los que vienen detrás de mí.  ¿Qué pueden esperar los jóvenes del futuro...  de este tercer milenio que recién empieza 

Veo a los ojos de mi hija, apenas de ocho meses de nacida, y esa duda se convierte en preocupación.

En un momento cuando en Estados Unidos, más del 30 por ciento de las jóvenes de origen latino abandonan la secundaria antes de graduarse, cuando la delincuencia juvenil y en consumo de las drogas va en aumento, hay motivos para preocuparse.

El mundo se ha convertido en un lugar en donde el que no tiene un título universitario debe prepararse para pasar calamidades económicas.  Pues la fuerza laboral de hoy requiere cada vez un personal más preparado.

Los que crecimos escuchando la música de Michael Jackson, viendo a MTV y la televisión por cable, jugando con Ataris y Nintendos, y siendo testigos del vertiginoso desarrollo de las computadoras y la Internet, aún no hemos visto nada.

Los jóvenes del mundo tendrán muchos más retos por delante.  Serán los responsables de enfrentar los problemas de la contaminación ambiental, la sobrepoblación y la posible escasez de alimentos que vaticinan algunos.

El calentamiento global, la lluvia ácida y el vaivén de la economía moderna serán sus preocupaciones.

Combatirán nuevas enfermedades y tendrán nuevos dilemas éticos que solucionar.  Como por ejemplo, la legalización de la clonación y la manipulación genética.

Y, pensando un poco en ciencia ficción que podría convertirse en realidad, no se descarta la posibilidad de que podrían hasta tener contacto con seres de otros mundos.

Mirándome al espejo, y notando que mi pelo es un poco más gris, también veo esperanza.

Veo que los jóvenes de hoy desarrollarán métodos médicos que extenderán la vida humana y que viajar de un lugar a otro será más fácil y rápido.

Nadie sabe.  A lo mejor nuestros jóvenes podrán desayunar en Paris, trabajar en Manhattan y cenar en un restaurante del malecón de Santo Domingo.

Pero volviendo a la realidad.  Para lograr el éxito de nuestros jóvenes, hay que motivarlos a estudiar.  Prepararlos con información sobre las drogas, el sexo y las enfermedades venéreas, para que nada les llegue de sorpresa.

No debemos esconderle cosas que hoy sabemos que son sólo tabúes de nuestra sociedad.  El amor, los valores familiares y la disciplina son importantes. 

Pero también, es importante que sepan que vivirán en un mundo nuevo y diferente donde todo cambia.  En un mundo en donde crecen las parejas homosexuales y la comunicación global es tan fácil como hacer un click.

Buena suerte adolescentes del mundo...  Mi época ya pasó y ahora es su turno para hacer una diferencia para lo mejor.  

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)