Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 


 

Cerrando la brecha entre la Educación y la Tecnología en América Latina y el Caribe

Banco Mundial

"América Latina sufre de déficits significativos tanto en destrezas como en tecnologías y, por ende, de bajas tasas en el crecimiento de la productividad... Estas brechas son ahora más significativas que las brechas financieras".
Guillermo Perry
.

El documento se encuentra en formato PDF  y también en formato ZIP el cual puede descargar a su disco duro. Para leerlo necesita Acrobat Reader. Si no lo tiene lo puede descargar aquí. 
 
  [Capítulo 1 Introducción y Resumen PDF]


Cerrando la brecha en educación y tecnología en América Latina y el Caribe es el principal estudio de investigación anual efectuado por el departamento de América Latina y el Caribe del Banco Mundial.  Es preparado bajo la dirección de Guillermo Perry, Economista en Jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

El informe apela a los gobiernos de la región a adoptar medidas urgentes ante el déficit en el área de destrezas y tecnología y, por ende, aumentar su productividad, lo cual es primordial para mejorar las perspectivas de crecimiento. El crecimiento económico resulta crucial para reducir el número de pobres en América Latina y el Caribe, que en la actualidad asciende a cerca de 169 millones.

El invertir en educación, abrirse a nuevas tecnologías a través del comercio exterior y la inversión, y alentar la investigación y el desarrollo dentro del sector privado constituyen la llave para explotar el potencial de la tecnología para acelerar el crecimiento económico en la región de América Latina y el Caribe (ALC), señala el estudio.

Para cerrar esta "brecha de productividad" en América Latina y el Caribe, los autores del informe -que también incluyen a Indermit Gill, William Maloney, José Luís Guasch, Norbert Schady y Carolina Sánchez Páramo, sugieren una gama de enfoques para la formulación de políticas y estrategias, de acuerdo con el nivel de desarrollo del país. Sostienen que "leapfrogging"— es decir, la simple importación de la última tecnología — resulta rara vez exitosa en un país donde los logros educacionales y el nivel de destrezas no son los adecuados para explotar exhaustivamente el potencial productivo de la tecnología.

La premisa central de Cerrando la brecha en educación y tecnología consiste en que las inversiones en destrezas y tecnología desempeñan un papel central en el aumento de la productividad y el ingreso durante un periodo sostenido de tiempo. Los países rara vez han demostrado un buen desempeño sin haber efectuado estas inversiones. Porque destreza y tecnología se complementan resulta más productivo realizar estas inversiones de modo sincronizado. De hecho, es más fácil aumentar tanto los niveles de habilidades como de tecnología en forma conjunta que intentar efectuar mejoras en sólo uno de estos ámbitos.

En la economía del conocimiento, las nuevas tecnologías tienen el "sesgo de las destrezas", dice el informe, en el sentido de que éstas demandan una mano de obra altamente especializada para explotar el potencial de aumentar la productividad y el crecimiento económico. Para atraer y fomentar la integración de dichas tecnologías, el informe recomienda que los países adopten políticas que fomenten las destrezas y habilidades de sus pueblos, al mismo tiempo que se abran al comercio exterior e inversiones, y otorguen incentivos que alienten a las compañías privadas a invertir en investigación y desarrollo.

América Latina está en una situación de significativa desventaja en la adopción, adaptación y creación de tecnologías destinadas a aumentar la productividad debido a sus debilidades en el ámbito de logros y matrícula educativos. El estudio revela que "el déficit en logros educacionales en América Latina es profundo"; los adultos latinoamericanos tienen un año y medio menos de escolaridad de lo que se habría esperado, dado su ingreso per cápita. Si bien la mayoría de los países de la región muestran altas cifras de inscripción en la escuela primaria, se observan "déficits masivos" en la inscripción a nivel de la escuela secundaria.

Asimismo, el flujo de importación de bienes de capital –el cual a menudo implica la incorporación de nuevas tecnologías-, así como la adquisición de licencias de tecnologías extranjeras, es relativamente bajo en muchos países de América Latina y el Caribe. El documento también revela que la región se encuentra muy por debajo de Asia del Este en áreas como el uso de computadoras y registro de patentes, indicadores que sugieren una incapacidad de ensamblar tecnología e innovación con miras a fortalecer la productividad. La investigación y desarrollo en el sector privado, que tiene un efecto mayor en la productividad que la que se realiza en el sector público, sigue siendo escasa. Para llegar a estas conclusiones, los autores del estudio compararon productividad, crecimiento, logros educacionales y apertura a importaciones de tecnología de bienes de capital de ciertos países de la región con aquellos llamados "tigres" del Asia del Este, así como con el "país promedio", según se desprende de estadísticas globales sobre estas variables.

Para abordar estas debilidades, el estudio del Banco recomienda que los países "construyan sus niveles de destrezas y tecnología de abajo hacia arriba, de un modo rápido, secuencial y coordinado." Para la mayoría de los países latinoamericanos, ello significa un aumento de la inversión en la educación secundaria, conjuntamente con un mayor énfasis en la calidad de la instrucción proporcionada en las escuelas secundarias.

Muchos países latinoamericanos han atravesado transiciones educacionales "desequilibradas", revela el estudio, debido a la inversión desproporcionada en la cobertura universitaria, sin asegurar grandes remesas de graduados de las escuelas secundarias. Adicionalmente, éste sostiene que las inversiones en los niveles secundarios y terciarios deben equilibrarse de acuerdo a las demandas de las compañías en cuanto a trabajadores especializados, que surgen a medida que un país atraviesa por su "transición tecnológica".

El estudio del Banco identifica tres etapas progresivas en la evolución tecnológica de un país -adopción, adaptación y creación- y formula el alcance de que las políticas debieran ser diseñadas para abordar los desafíos específicos que se presentan en cada etapa. Para aquellos países en la etapa de la adopción, por ejemplo, donde existen bajos niveles de trabajos especializados y competencia de mercados, y pocas instituciones vinculadas al tema de la innovación -tales como universidades y centros de investigación- el informe recomienda un énfasis en la educación primaria y secundaria, a la par con una política de apertura comercial. Entre los países que se beneficiarían con tales políticas están Haití, Guyana, Paraguay, Bolivia, Guatemala, Honduras, Ecuador y Nicaragua.

Aquellos países en "etapa de adaptación", tales como Brasil, Colombia, Costa Rica, Perú, El Salvador, Panamá y Venezuela, tienen necesidad de destrezas más especializadas. Se les aconseja que satisfagan estas necesidades por medio de la entrega de incentivos a proveedores privados de una educación avanzada y que, al mismo tiempo, se mantenga la inversión pública en las escuelas primarias y secundarias. Asimismo, debieran promover la inversión extranjera directa, fortalecer su sector de tecnología de la información y comunicación, implementar políticas confiables de protección de patentes, establecer un financiamiento competitivo para la investigación y desarrollo en el sector privado y mejores vínculos entre las universidades, los institutos de investigación y las empresas.

Finalmente, aquellos países que han estado adaptando las tecnologías existentes y vendiendo sus productos a un costo menor que el de sus competidores -pero que ahora se encuentran con que los márgenes se debilitan a medida que los mercados participantes de bajos ingresos entran a la cancha- necesitan dar un salto hacia adelante en la creación de nuevos productos y procesos. Entre los países de América Latina y el Caribe que avanzan en esta dirección están Chile, México y, en cierta medida, Uruguay y Argentina. Dichos países, recomienda el informe, necesitan continuar con la ampliación de su educación superior, mantener la apertura al comercio y la inversión extranjera, fortalecer los incentivos tributarios para la investigación y desarrollo del sector privado e integrar de una mejor manera sus sistemas nacionales de innovación. Un sector privado de desarrollo y de investigación -vibrante e innovador- resulta clave, señala el estudio, para la construcción de vínculos entre universidades y compañías, "clusters" de innovación industrial y redes internacionales. Estos tres últimos elementos generan un clima en el cual los países pueden, verdaderamente, crear tecnologías y, por ende, asegurarse de que su productividad y crecimiento se mantengan al ritmo de sus competidores globales.

Ante el aumento de la inversión en el área de la educación superior, y la investigación y el desarrollo en América Latina y el Caribe -así como la creación de tecnologías sobre la base de destrezas en los países industrializados -las reformas en políticas destinadas a mejorar las redes de conocimiento pueden arrojar grandes dividendos. Dichas redes contribuyen a mejorar la eficiencia del gasto público y privado en educación y tecnología, equilibrando, efectivamente, estas inversiones. Para aquellos países que ya han adoptado medidas para mejorar la educación secundaria y el acceso a los mercados extranjeros, elevar la calidad de mecanismos de conexión a la industria universitaria constituye una prioridad para asegurar que el gasto en investigación y desarrollo ayude a que las compañías aumenten su productividad, su interacción con otras firmas, y estimulen una migración transversal de mano de obra especializada entre la región y los países industrializados.

Para concluir, el informe sostiene que muchos países en América Latina y el Caribe han mejorado sus sistemas educacionales y su gestión del riesgo social a niveles donde hoy están en condiciones de cosechar las recompensas ligadas al fortalecimiento de vínculos comerciales y tecnológicos más sólidos con aquellos países más cercanos a las fronteras tecnológicas mundiales. "Es el momento de comprometerse más con el mundo, no de darle la espalda," señaló Perry.

  [Capítulo 1 Introducción y Resumen PDF]

[
Capítulo 1 Introducción y Resumen ZIP]

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Octubre 21, 2002

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)