Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

¿De dónde viene el zodiaco? ¿Quién lo creó?

[Prócoro Hernández Oropez]
Director de Tribuna de la Bahía

Puerto Vallarta, Jalisco


Muchas personas rigen su vida de acuerdo a su signo zodiacal. Son muy propensas a guiarse por lo predicado por presuntos astrólogos a través del zodíaco. De hecho la mayor parte de los diarios y revistas, tanto impresas como electrónicas,  publican en sus páginas el horóscopo.

Varios de estos horóscopos son comprados a agencias que, se supone, son especialistas en el estudio y observación de los planetas. Y el problema no es su publicación, sino que los lectores crean en ellas.

Si tomamos el horóscopo de un día cualquiera, supongamos Aries, mi signo, me dice lo siguiente: “La familia te reclama, dedícale las horas de la mañana  sin sentirte obligado. Por la tarde entusiasmo y muchas ganas de diversión”. Si le hiciera caso al horóscopo según el patrón indicado, estaría haciendo las cosas correctas. Sino, me sentiría con un complejo de culpa y frustración. Y me pregunto: ¿qué ocurrirá por la tarde? ¿Quién me va a traer diversión? ¿Y si mi familia no está o no quiere que le dedique tiempo?

Si continuamos con Tauro, el horóscopo sugiere: “La primera parte del día te dará satisfacciones, sobre todo si compartes con los hijos. Para la noche es preferible no hacer planes” Como se observa, el descifrador de los destinos de la humanidad sólo hace acopio de sentido común. El horóscopo del que me ocupo es del domingo, un día dedicad por excelencia a la familia o a descansar. Y para la noche, la verdad que nadie o pocos harán planes para ir de reventón o a visitar a sus parientes. Yo preferiría descansar o ver una buena película o leer.

¿De dónde viene el zodiaco? ¿Quién lo invento?

Zodíaco viene del griego zoé-diakos, rueda de la vida. Sin embargo, aunque  poco se sabe de su origen, existen zodíacos en todo el planeta. Dice Eric Le Nabour que hay fe de su existencia en occidente, África, en Sudamérica, en India, Ticket, China, ¡En cualquier sitio! y las divergencias existentes son nimias. En cuanto al origen de los símbolos utilizados, de los grafismos y de las cualidades que le son atribuidas no se sabe nada.

Expertos afirman que el rastro sobre el origen de nuestras Constelaciones lo encontramos entre los sumerios, pero son los sacerdotes-astrónomos, o astrólogos si se prefiere, del Antiguo Egipto los que transmitieron sus observaciones de la bóveda celeste a los griegos, quienes a su vez fueron fuente de conocimiento para los astrónomos y científicos de la Edad Media.

La primera vez, en la época moderna, que se creyó encontrar el Origen de las Constelaciones fue durante la campaña militar de Napoleón Bonaparte en Egipto. Esta expedición además de contar con un preparado ejército militar, llevaba una Comission des Sciences et Arts, cuyo objetivo era realizar un trabajo de investigación arqueológica; sus resultados fueron publicados en 1822 en l’Institut d’Etudes Egiptiens.

Fue a finales de 1799 cuando el oficial ingeniero Pierre Bouchard, que trabajaba en una obra de fortificación cerca de las ruinas de Qsar ar-Raschid, cerca de la ciudad de Rossetta , encontró la famosa Piedra Rosetta. En ella aparecía un texto que resultó ser el Decreto de Memphis en tres lenguas: jeroglífico egipcio, griego y demótico.

Durante la misma campaña el General Dexais descubrió, durante un viaje de inspección por la herradura del Nilo, a poca distancia de Denderah, un extraño templo. De este le llamaron la atención los capiteles de las columnas que representaban cabezas de mujer, dotadas de orejas descomunales; más tarde se supo provenían de la época de Cleopatra.

El zodíaco de Dendenah

En una de las salas estaban representadas un conjunto de figuras humanas y de animales, entre las que se distinguen perfectamente los doce signos de las Constelaciones del Zodíaco. Para poder realizar un estudio más profundo se construyó un molde de escayola. Para los arqueólogos, este podría ser el Zodíaco más antiguo de la Historia, y desde entonces se conoce como el Zodiaco de Dendenah.

Después de algunos abatares políticos y militares las copias y el vaciado del Planisferio de Denderah llegaron a París. Ahí fueron examinados por el astrónomo Jean Baptiste Biot, profesor de Física del Collège de France. Este identifico inmediatamente las Constelaciones Zodiacales helénicas dispuestas en el sentido de las manecillas de un reloj, sobre un círculo claramente descentrado, lo que inducía a pensar que era una proyección ecuatorial. Pero las Constelaciones Boreales resultaban irreconocibles, pues en el interior del círculo zodiacal se ve un hipopótamo con una cola muy rara, la pata delantera de un buey (¿Apis?), un antropoide sentado, un chacal, otro cuadrúpedo y varias figuras humanas que marchan en sentido horario. De acuerdo con la posición que ocupan, la pata del buey y el cuadrumano se corresponderían con Ursa Maior y el chacal con Ursa Minor, mientras que el enorme hipopótamo lo haría con Draco y Cepheus y el mono con Casiopeia. Al tratar de bosquejar el ecuador, Biot pudo identificar a Orión con Osiris, por su situación con respecto al inconfundible Taurus, con lo que Canis Maior quedo localizado en forma de vaca que navega en una barca. Con esos pocos datos se pudo marcar un esbozo del Ecuador para, de su intersección con la elíptica, averiguar la posición del Equinocio vernal y datar la escultura. Al trazar ambos círculos, la línea equinoccial resultó cortar a Aries más o menos por el centro. A partir de esto Biot dictaminó la fecha buscada: el año 700 a.JC. Probablemente la escultura reproducía un dibujo realizado sobre papiro.

El comunicado de Biot levantó revuelo mundial. Oficialmente se había encontrado el Zodiaco más antiguo de la Humanidad, lo que despejaba la duda sobre el origen de las Constelaciones y del nacimiento de la Astronomía. Los legendarios sacerdotes egipcios eran los artífices.

Las constelaciones del Zodiaco, a diferencia del resto de la bóveda celeste, son aquellas por donde transitan el Sol, la Luna y los Planetas en su viaje en el cielo a lo largo del año. El Zodiaco "el camino de los animales", consta de 12 constelaciones que son: El Carnero, Acuario, El Cangrejo, La Cabra Marina, El Escorpión, Los Gemelos, El León, Los Peses, El Toro, La Balanza, Sagitario y la Virgen; sin contar la constelación de Ofiuco "El Serpentario", que algunos le consideran la 13ª constelación del Zodíaco. El origen mitológico de sus nombres y sus iconos que los representan, forman parte del inicio de la cultura humana y de la astronomía.

Dichas constelaciones fueron, originalmente, llamadas Casas o mansiones, pues la Luna, el Sol y los planetas, residen o pasan un tiempo por estas. La primera constelación, "signo" del Zodiaco, se definió donde se encontraba el Sol durante el equinoccio vernal, o punto cero de la cartografía de la bóveda celeste. Hace más de 2,500 años esta constelación era Aries "El Carnero" y se le denominó el primer signo del Zodiaco. Hoy en día, ese punto cero se encuentra en la frontera entre la constelación de Piscis y Acuario. Por ello se dice, hemos entrado a la "Era de Acuario". Cada era dura aproximadamente 2,160 años.

Sobre el origen del zodíaco existen varias teorías. Una de ellas, quizá la más antigua, es un poema griego escrito en versos yámbicos, que explican la relación del Zodíaco con el cambio de las estaciones del año y todo lo que implica. La fecha de la que data es muy incierta, tal ves de la época de Empédocles o tan antigua como Arato.

Lo que hasta hoy se ha podido deducir, es que los nombres de los "signos" Zodiacales no se le pueden atribuir a un solo pueblo o civilización. Un ejemplo es el de la constelación de Libra, "la balanza", que los primitivos le llamaban "las Garras", porque era vecina de la constelación de Escorpión. Todo hace suponer que en la antigüedad ambas constelaciones eran una sola; o sea, que las estrellas de la actual Libra pertenecían a escorpión, cuyos nombres de las dos principales estrellas de Libra, alfa y beta Librae, de origen árabe, significan: la primera, Zuben el Genubi "la pinza del Sur" y la segunda Zuben Eschamali, "la pinza del Norte".

Otras teorías asocian las constelaciones del Zodíaco con los cambios meteorológicos, durante las diferentes estaciones del año: Acuario es una de esas constelaciones, relacionada con las lluvias y las inundaciones. Las actividades del ser humano en la tierra son designadas por Tauro "El Toro". A decir de algunos estudiosos podría haber representado al animal de tiro, utilizado en la actividad agrícola; a su vez la constelación de Virgo, con su estrella Spica "La Espiga de Trigo", simbolizaba la fertilidad de la tierra y marcaba la época del levantamiento de la cosecha.

En resumen, el actual Zodiaco es el resultado de una mezcla de diferentes aportaciones culturales de distintos pueblos desde el inicio de la cultura humana. Tanto los Caldeos, Griegos, Babilónicos, Egipcios e incluso nuestra cultura moderna han influido en el moderno Zodiaco. Lo único que no cambia y permanece desde lo más remoto de la historia es que el Zodiaco sigue siendo nuestro Reloj Cósmico.

Octubre 21, 2002

E-Mail: *

Comentarios: *


Subir

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)