Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

     

La Masonería: Preguntas y respuestas

Cortesía de Carlos Estefanía

El Masón cree y se guía por dos trilogías fundamentales que sintetizan su intelecto: CIENCIA, JUSTICIA Y TRABAJO – LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD


¿Qué es la Masonería?

La Masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista cuyo máximo objetivo es estimular el perfeccionamiento moral e intelectual de hombres y pueblos buscando obtener la fraternidad universal; o más escuetamente, es una escuela formativa de hombres.

¿Por qué dice que es filosófica?

Porque orienta al hombre hacia la investigación racional de las leyes de la naturaleza, invita al esfuerzo del pensamiento que va desde la simbólica representación geométrica hacia la abstracción metafísica, busca en la reflexión filosófica la penetración del sentido espiritual del movimiento de la historia, contempla en cada tiempo histórico las nuevas inspiraciones doctrinarias y asimila de cada sistema filosófico lo que pueda significar de aporte al patrimonio de la verdad abstracta, más allá del tiempo y del espacio.

¿Y por qué es filantrópica?

Porque practica el altruismo, desea el bienestar de todos los seres humanos y no está inspirada en la búsqueda de lucros personales de ninguna clase. Sus esfuerzos y recursos están dedicados al progreso y felicidad de la especie humana, sin distinción de nacionalidad, raza, sexo ni religión, para lo cual tiende a la elevación de los espíritus y a la tranquilidad de las conciencias.

¿Y progresista?

Es progresista porque enseña y practica la solidaridad humana y la absoluta libertad de pensamiento. La Masonería tiene por objeto la búsqueda de la verdad desechando el fanatismo abordando sin prejuicios todos los nuevos aportes de la invención humana, estudia la moral universal y cultiva las ciencias y las artes y no pone obstáculo alguno en la investigación de la verdad.

¿La Masonería es una religión?

De ninguna manera. No está afiliada ni puede afiliarse a ninguna religión determinada, ni compite con ellas.

Elevándose sobre toda clase de discusiones, ofrece a los amantes de la verdad el terreno más apropiado para el cultivo de la inteligencia mutua y la unión fraternal. No reconoce en la investigación científica ninguna autoridad superior a la razón humana y rechaza por tanto las verdades reveladas que aceptan las religiones positivas. Admite en su seno a personas de todos los credos religiosos, sin distinción, siempre que sean hombres libres y tolerantes y respeten todas las opiniones sinceramente profesadas, es decir, exentas de fanatismo, egoísmo y supersticiones.

Entonces ¿es atea?

Tampoco. La Masonería reconoce la figura del Gran Arquitecto del Universo como SIMBOLO de las supremas aspiraciones e inquietudes de los hombres que anhelan captar la esencia, el principio y la causa de todas las cosas. Para el esclarecimiento de la verdad no reconoce otro límite que el de la razón humana en la ciencia.

¿Un sacerdote puede ser masón?

La condición “sine qua non” para ser masón, es ser hombre libre y de buenas costumbres. Es inherente a la condición de hombre libre, el ser tolerante y no dogmático. Prelados que han cultivado estas virtudes y coincidieron con los ideales libertarios de la Masonería han sido masones como el cura Hidalgo, paladín de la independencia mejicana, el padre Calvo fundador de la Masonería en Centroamérica, el Dr. Ramón Méndez, arzobispo de Venezuela y en la Argentina, Julio Segundo Agüero, Aurelio Herrero, Pedro Pedriel, Santiago Figueredo, Cayetano y Gregorio Rodríguez, etc.

Al decir no dogmático, ¿significa que la Masonería no tiene dogmas?

La Masonería no tiene dogmas, tiene principios e ideales, cultiva virtudes, pero siempre con la máxima amplitud de criterios. El dogma, como verdad revelada o principio innegable, está en las antípodas de la Masonería que no reconoce otro límite que la razón para acceder al conocimiento.

¿Cuáles son los principios de la Masonería?

Sus principios son Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Libertad de la persona humana y de los grupos humanos, ya sean instituciones, razas o naciones y en todos sus aspectos, es decir, libertad de pensamiento y libertad de movimiento.

Igualdad de derechos y obligaciones de los individuos y grupos humanos sin distinción de religión, raza, sexo o nacionalidad.

Fraternidad entre todos los hombres y entre todos los pueblos y naciones, porque todos los seres humanos nacen libres e iguales en derechos y en dignidades.

¿Y declaración de principios más explícita?

Si, la Declaración de Principios aprobada en su momento por una Asamblea Masónica y presentada ante el Gobierno Nacional en oportunidad de tramitar nuestra Personería Jurídica, textualmente dice:

“La Masonería es una institución esencialmente filosófica, filantrópica y progresista. Son sus principios: La Libertad, La Igualdad y La Fraternidad y su lema: Ciencia, Justicia y Trabajo”

“Se propone la investigación de la verdad, la perfección del individuo y el progreso de la humanidad”

“Considera que la moral es tanto un arte racional, como un fenómeno evolutivo propio de la vida colectiva, que obedece a las leyes naturales. Reconoce al Gran Arquitecto del Universo como símbolo de las supremas aspiraciones o inquietudes de los hombres que anhelan captar la esencia, el principio y la causa de todas las cosas. Para el esclarecimiento de la verdad no reconocer otro límite que el de la razón humana basada en la ciencia. Exige de sus adeptos la más amplia tolerancia y por ello respeta las opiniones políticas y las creencias de todos los hombres.”

“Reconoce que todas las comuniones religiosas y políticas merecen igual respeto y rechaza toda pretensión de otorgar situaciones de privilegio a ninguna de ellas en particular".

“La Masonería, institución esencialmente humana, trabaja sin tregua por el logro de sus fines, buscando una más armónica estructuración de la vida sobre bases de amor y de justicia social”.

“Viene actuando, por ello, desde el fondo de los tiempos, como el tenso resorte que acelera la evolución teniendo en cada etapa de la historia una finalidad determinada de acuerdo con las necesidades y aspiraciones del ambiente. Flecha de un anhelo proyectado al porvenir, sus esfuerzos del pasado han contribuido a los progresos de que goza el presente. Aspira por la evolución y el esfuerzo organizando de la sociedad al perfeccionamiento cada vez mayor de las instituciones sociales, transformándolas en las que satisfagan, dentro de un régimen de libertad, justos anhelos de mejoramiento”.

“Procura por todos los medios lícitos a su alcance, dignificar al hombre capacitándolo, por un desarrollo superior de la conciencia, para el mejor y más amplio uso de los derechos y libertades”.

“Condena la intolerancia, abomina el fanatismo y declara su repudio por los regímenes de fuerza y de violencia como contrarios a la razón y denigrantes para la especie. Reconoce en la fraternidad la condición primordial del género humano, es substantivamente pacifista y considera a la guerra como un crimen horrendo”.

“Estima que el trabajo es un deber esencial del hombre y como tal le dignifica y le honra, sin establecer distingos ni categorías, pero juzga que el descanso es un derecho y se esfuerza porque la vejez, la invalidez, la infancia y la maternidad gocen de los beneficios del amparo colectivo a que son acreedores”.

“La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones es soberana e independiente de todo otro cuerpo, pero podrá celebrar pactos y convenios con otros cuerpos masónicos regulares del mundo y reservar para sí el derecho exclusivo de legislar sobre el simbolismo de toda su jurisdicción dentro de los usos, costumbres y ceremonias transmitidos desde la antigüedad”.

¿Se puede hablar de una moral masónica?

La moral de la Masonería no está directamente ligada a ningún sistema filosófico, ni a credo religioso alguno. La constituye el fondo común de preceptos universales que enseñan al hombre a ser mejor y a amar a sus semejantes. En todas las religiones y en todas las filosofías se encuentran las esencias de una sabiduría elaborada por los más grandes apóstoles y profetas de la humanidad, inspirados en los más sublimes sentimientos del corazón y templados en las duras experiencias de la vida de la historia.

La Masonería busca la solidaridad de los valores morales, intelectuales, éticos y estéticos para lograr la consistencia armónica de la conducta humana.

Esos principios morales, ¿se encuentran unificados en un Código?

Efectivamente, La Masonería cuenta con su Código Moral, algunas de cuyas máximas señalamos:

  • Quiere a todos los hombres como si fueran tus propios hermanos.

  • Estima a los buenos, ama a los débiles, huye de los malos, pero no odies a nadie.

  • No adules a tu hermano, porque es una traición, si tu hermano te adula teme que te corrompa.

  • Escucha siempre la voz de tu conciencia.

  • Evita las querellas, prevé los insultos, procura que la razón quede siempre de tu lado.

  • No seas ligero en airarte, porque la ira reposa en el seno del necio.

  • El corazón de los sabios está donde se practica la virtud y el corazón de los necios, donde se festeja la vanidad.

  • Si tienes un hijo, regocíjate, pero tiembla del depósito que se te confía. Haz que hasta los diez años te admire, hasta los veinte te ame y hasta la muerte de respete. Hasta los diez años se su maestro, hasta los veinte su padre y hasta la muerte su amigo. Piensa en darle buenos principios antes que bellas maneras, que te deba rectitud esclarecida y no frívola elegancia. Haz un hombre honesto, antes que un hombre hábil.

  • Lee y aprovecha, ve e imita, reflexiona y trabaja, ocúpate siempre en el bien de tus hermanos y trabajarás para ti mismo.

  • Se entre los profanos libre sin licencia, grande sin orgullo, humilde sin bajeza y entre los hermanos, firme sin ser tenaz, severo sin ser inflexible y sumiso sin ser servil.

  • Habla moderadamente con los grandes, prudentemente con tus iguales, sinceramente con tus amigos, dulcemente con los pequeños y eternamente con los pobres.

  • Justo y valeroso defenderás al oprimido, protegerás la inocencia, sin reparar en nada de los servicios que prestares.

  • Exacto apreciador de los hombres y de las cosas, no atenderás más que al mérito personal, sean cuales fueren el rango, el estado y la fortuna.

¿Existe una cultura masónica?

Si por cultura entendemos un cúmulo de conocimiento cosechados a través del cultivo y ejercitación de las facultades intelectuales, es obvio que el trabajo intelectual que se realiza en las Logias, a través del tiempo va haciendo que sus integrantes sean compenetrados de determinados valores humanos que, si bien en parte ya pertenecían al bagaje cultural de cada individuo al ingresar a la Institución, se han visto reforzados, pulidos y ampliados con el aporte mutuo del trabajo en Logia, lo que se manifiesta en la inconfundible conducta del masón, tanto privada como pública y en este sentido, cabe hablar de cultura masónica.

Y esa cultura, ¿está al alcance de todos?

La cultura masónica está al alcance de cualquier persona de bien y con inquietudes que lo capaciten para integrarse a un movimiento cultural en el que se busca el perfeccionamiento del individuo por medio del debate de temas filosóficos, políticos, humanistas, etc., en este sentido la Masonería no está limitada a supergenios o superdotados, los masones somos hombres de la calle, trabajadores en las más variadas actividades a los que nos caracteriza nuestro afán de mejoramiento moral, espiritual e intelectual tanto individual como colectivo.

¿Cuál es la virtud de los masones?

Los masones entendemos que la virtud es la capacidad de hacer el bien en su más amplio sentido y el cumplimiento de nuestros deberes para con la familia y la sociedad sin egoísmo ni vanidad. La Masonería enseña a practicar la virtud como calidad suprema de la moral y como lealtad de la conducta para con el ideal, que debe conducir hasta el sacrificio como sea necesario para el cumplimiento del deber. Considera la virtud como una realización siempre perfectible, porque sabe que el hombre no es invulnerable a las tentaciones y debilidades, pero el permanente esfuerzo del espíritu se convierte en eficaz baluarte de la virtud.

¿Por qué el secreto de la Masonería?

Nuestros reglamentos prohíben al masón difundir los nombres de sus Hermanos (así nos llamamos entre nosotros) y él solo puede hacer pública su condición cuando circunstancias de trascendencia para el bien común así se lo impongan. Los secretos que existen son los medios de que se valen los masones para reconocerse entre sí en cualquier parte del mundo y también la clave para interpretar sus símbolos y las enseñanzas de orden moral que ellos encierran.

Mas debe quedar en claro que la Masonería no es una sociedad secreta en cuanto a institución legalmente constituida, las autoridades argentinas le tienen concedida le personería desde l879 y sus fines son igualmente conocidos por cuanto están enumerados en los Estatutos aprobados por el Gobierno de la Nación y ampliamente difundidos en diccionarios, enciclopedias y publicaciones históricas.

Pero en épocas de cruenta persecución que en algunos países se ha lanzado contra la Masonería, es lógico que se hayan constituido grupos de masones discretamente reservados, lo mismo que hicieron los cristianos perseguidos por el Imperio Romano. Sin embargo, como es fácil deducir, no es ésta la verdadera motivación del llamado secreto masónico. Este se refiere al estudio de los ritos simbólicos de la Orden, de los cuales surge la utilidad de los trabajos realizados en las Logias.

Es bueno reconocer dos categorías muy distintas de sociedades secretas:

a. Las organizaciones secretas (clandestinas) políticas, cuya acción y ejercicio son de duración limitada y cuyos fines son concretos

b. Las sociedades iniciáticas de ningún modo intentan ocultarse, pero su secreto consiste en  reservar el conocimiento de los ritos y ceremonias a los iniciados porque se trata de un método racional de perfeccionamiento espiritual. La Masonería es por excelencia, una sociedad iniciática.

¿Cuánto hace que existe la Masonería?

Algunos históricos remontan los comienzos de la Masonería al inicio de los tiempos. Otros, recordando que masón significa constructor, albañil, remontan ese origen a los gremios de artesanos de la Edad Media, ya que su proceso histórico concuerda con el de la arquitectura y principalmente, de la arquitectura gótica.

Mas, de cualquier manera, la Masonería moderna nace en l717 en Londres, cuando cuatro Logias resolvieron fusionarse en una institución bajo la denominación de Gran Logia de Londres y Westminster, dando así nacimiento a la masonería especulativa o filosófica, en contraposición a la anterior, operativa.

¿Cómo y para qué se inicia la Masonería?

Se inicia como un gremio de albañiles, divididos por sus conocimientos en tres grados que aún hoy conservamos: Aprendices, compañeros y maestros y tomamos de aquella época de los constructores, las herramientas de la albañilería como emblemas del trabajo masónico que era con el cual los obreros de entonces perfeccionaban sus conocimientos.

Cuando esos gremios empezaron a evolucionar, a construir grandes edificios y catedrales, fueron tomando conciencia del poder que significa el conocimiento y así surge por transformación, el concepto de libertad, porque ellos lograron, pese a que en aquella época la voz del señor feudal o del príncipe era la palabra santa, era la ley que había que obedecer ciegamente mientras los demás eran vasallos absolutos de esas potestades terrenales, lograron poder discutir términos con esos patrones y es ahí donde nace el concepto de libertad.

Este concepto evoluciona a partir de entonces y en l723, año en que el Presbítero Anderson redacta la Constitución Masónica, la idea de libertad se convierte en la piedra angular de la Institución y ésta se abre para recoger en su seno a todos los hombres libres que quieran sumarse a la tarea de redención humana que fomenta y propaga, independientemente de la actividad laboral o condición socioeconómica de los aspirantes, con la única condición de ser librepensadores y adherirse a los principios de la Libertad, Igualdad y Fraternidad.

¿Fue perseguida la Masonería?

Fue perseguida en algunos tiempos, particularmente por los poderes encolumnados tras la Iglesia Católica Apostólica y Romana, que no comprendió que la Masonería estaba comprometida en la búsqueda de la libertad del hombre como meta suprema y que no buscaba ningún poder terrenal ni sustituir a la Iglesia.

Las siguientes son las bulas papales mediante las cuales la Iglesia persiguió a la Masonería:

  • “In Eminenti Apostolatus Specula” de Clemente XII del 24 de abril de 1738. (Sobre esta encíclica se basó Felipe V en l740 para legislar en contra de los masones, ejemplo que se imitó en el Real Decreto del 2 de Julio de l751 y otras sucesivas medidas de las autoridades españolas hasta hace algunos años, en que el gobierno franquista condenaba el “delito de Masonería” con una pena mínima de doce años de prisión);

  • “Próvidas Romanorum” de Benedicto XIV del 14 de Mayo de l751.”

  • “Ecclesiam a Jesu-Christo” de Pio VII del 13 de Setiembre de l821”

  • “Quo Graviora” de León XII del 13 de Mayo de l825”

  • “Traditi Humilitati Nostrae” de Pio VIII del 21 de Mayo de l829.

  • “Mirari Vos” de Gregorio XVI del 15 de Agosto de l832.

  • “Qui Pluribus” de Pio IX del 9 de Noviembre de l846

  • “Syllabus” de Pio IX del 9 de Noviembre de l846.

  • “Multiplicer Inter” de Pio IX del 21 de Setiembre de l865

  • “Apostolicae Sedis” de Pio IX del 12 de Octubre de l86

  • “Etsi Multa” del Pio de 21 de Noviembre de l873.

  • “Humanum Genus” de León XIII del 20 de Abril de l884, seguida de una instrucción pública del Santo Oficio “De Secta Massonum” del 7 de Mayo de 1884, “Proeclara” del 20 de Junio de l894, “Annum Igressi” del 18 de Marzo de l902, sin contar la declaración hecha oficialmente el l9 de Marzo de l950, a través de las columnas del Osservatore Romano, en el sentido de que las condenaciones a la Masonería se mantienen en toda su integridad.

Cabe mencionar que a través de las bulas del 30 de Enero de l816 del Papa Pío VII y las del 24 de Setiembre de l824 y 10 de Febrero de 1825 de León XII, la Iglesia condenaba a los Movimientos Libertadores de América, e indirectamente a la Masonería.

¿Cómo actúa la Masonería en Política?

La Masonería no es una asociación política ni puede confundir su actividad con la de ningún partido político, pero el masón no debe estar al margen de los grandes problemas políticos de los pueblos y del mundo entero. En el seno de la Masonería conviven hombres de diversos partidos democráticos y de diversas concepciones sociológicas, mientras sean respetuosos y tolerantes.

Generalmente, por ignorancia o mala fe, se asocia a la Masonería en acciones políticas determinadas. En realidad, es la tarea del hombre masón imbuído de nuestros principios e ideales, quien actuó protagónicamente para promover los grandes movimientos transformadores de la humanidad.

Tanto la Revolución Francesa, como la lucha por la emancipación de los pueblos coloniales de nuestra América, hasta la estructura jurídico política de República que adoptaron todas sus Constituciones, llevan el innegable sello de las ideas y acciones masónicas.

El masón conserva fuera de la Logia toda su libertad de ciudadano y puede dedicar el ardor de su entusiasmo al servicio de sus ideales. Los masones, como tales, no irrumpimos a la vida pública como institución, sino cuando se hace necesaria nuestra acción conjunta para atemperar los espíritus y fijar la senda del progreso dentro de la fraternidad  y convivencia humanas.

Fue la Masonería Argentina la que consiguió el apaciguamiento definitivo de las luchas internas después de Caseros y hasta la organización nacional y la federalización de Buenos Aires.

¿Quiénes son los masones que hoy ocupan cargos públicos?

Es tradición y conducta de los masones no revelar el nombre de sus Hermanos y menos aún cuando se trata de masones que ocupan cargos de trascendencia. Lo que sí hace la Masonería, es admitir la condición masónica de aquellos que ya fallecieron y esto sólo después de años.

Y en el pasado, ¿quiénes fueron? (En la Argentina)

Tras comenzar con nuestro Gran Iniciado, el General José de San Martín, podemos citar:

Primera Junta de Gobierno: Cornelio Saavedra, Mariano Moreno, Juan J. Paso, Manuel Belgrano, Juan J. Castelli, Manuel Alberti, Juan Larrea y Domingo Matheu.

Primer Triunvirato: Bernardino Rivadavia, Vicente López y Planes y José Julián Pérez.

Segundo Triunvirato: Nicolás Rodríguez Peña, Antonio Álvarez, Tomás Guido y Domingo Trillo.

Asamblea del Año XIII: Carlos María de Alvear, Juan Larrea, Gervasio Antonio de Posadas, Vicente López, Juan Hipólito Vieytes, José Valentín Gómez, Francisco Argerich, Juan Ramón Balcarce, Bernardo Monteagudo, José de Moldes, Pedro José Agrelo, Agustín José Donado y Juan José Serrano.

Congreso de Tucumán: Juan José Serrano, Narciso Francisco de Laprida y Juan Martín de Pueyrredón.

Constituyente de l853: Santiago Derqui, Juan María Gutiérrez, Salvador María del Carril, José Benjamín Gorostiaga, Juan del Campillo, Ruperto Godoy, Delfín Huergo, Juan Francisco Seguí y Juan Bautista Alberdi.

Constituyente de l860: Mariano Fragueiro, Domingo F. Sarmiento, José B. Gorostiaga, Nicasio Oroño, José María Gutiérrez, Irineo Portela, Salvador María del Carril, José Francisco Seguí, José Mármol, Benjamín Victorica, Wanceslao Paunero, Nicanor Albarellos y Lucio V. Mansilla.

Presidentes de la República: Bernardino Rivadavia, Vicente López y Planes, Justo José de Urquiza, Santiago Derqui, Bartolomé Mitre, Domingo F. Sarmiento, Miguel Juárez Celman, Carlos Pellegrini, Manuel Quintana, José Figueroa Alcorta, Roque Sáenz Peña, Victorino de la Plaza, Hipólito Yrigoyen y Agustín Justo.

Parlamentarios Nacionales: Leandro N. Alem, Aristóbulo del Valle, Joaquín  Castellanos, Emilio Gouchon, Belisario Roldán, Luis María Drago, Valentín Alsina, Juan Balestra, Alfredo L. Palacios, Lisandro de la Torre.

Jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación: Salvador María del Carril, José Barros Pazos, José Benjamín Gorostiaga, José Figueroa Alcorta, Benjamín Victorica, Antonio Bermejo, Roberto Repetto, Antonio Sagama, etc.

Integrantes de las Fuerzas Armadas: Juan Gelly y Obes, Wenceslao Paunero, Emilio Mitre, Donato Alvarez, Emilio Conesa, Rudecindo Roca, Nicolás Levalle, Rosendo María Fraga, José María Francia, Zacarías Supisiche, Guillermo Brown, Francisco Reynolds, Joaquín Viejobueno, Luis Piedrabuena, Luis Pi, Erasmo Obligado, Clodomiro Urtebey, José Murature, etc.

Poetas Masones: Hilario Ascasuí, Estanislao del Campo y José Hernández.

Cultura y Pensamiento Argentino: Esteban Echeverría, Eduardo Wilde, Olegario Víctor Andrade, Onésimo Leguizamón, José Mármol, José María Ramos Mejía, Eugenio Cambaceres, Joaquín V. González, Agustín Alvarez, Leopoldo Lugones, Alejandro Korn, José Ingenieros, Miguel Cané, Enrique Garcia Velloso, Eusebio Gómez, etc.

Ciencias y Educación: Florentino Ameghuino, Nicanor Albarellos, Manuel Montes de Oca, José María Moreno, Lucio  V. López, Amancio y Diego Alcorta, José María Gutiérrez, Guillermo Rawson, Eduardo Holmberg, Cosme Argerich, Ignacio Pirovano, Pablo Pizzurno, etc.

Autores, Actores, Artistas Plásticos, Pictóricos y Compositores Musicales rioplatenses: Florencio Sánchez, Emilio Ourubia, Roberto Casaux, Enrique García Velloso, Enrique Muiño, Pridiliano Pueyrredón, Ignacio Manzoni, Carlos F. Pellegrini, Marín Boneo, Rogelio Yrurtia, Ernesto de la Corcova, Cayetano Silva, Francisco Canaro, etc.

¿De quiénes dependen los masones?

Institucionalmente, ya que no se concibe el masón sin Logia, todo miembro debe pertenecer a una Logia que generalmente está compuesta por 50 o 100 miembros y es totalmente independiente en la esfera de su competencia, sólo limitada por las facultades que las Logias cedieron voluntariamente a la Gran Logia a través de los Estatutos, Constitución y Reglamentos Generales, a los efectos de una más efectiva organización nacional.

La Gran Logia, ¿depende de algún poder internacional?

De ninguna manera. El artículo 5to. De nuestro Estatuto dice textualmente: “La Gran Logia de la Argentina es una entidad autónoma que no reconoce dependencia de ningún poder y organización extranjera o internacional y en tal carácter asume la exclusiva representación de los masones que la integran en los congresos, conferencias o reuniones masónicas internacionales a que concurra.”

Así es en efecto y el hecho de mantener fraternales y armónicas relaciones con sus similares de todo el mundo y de ser miembro constituyen de la Confederación Masónica Interamericana, no implica en modo alguno sometimiento ni obediencia que comprometa su absoluta autonomía, independencia y soberanía institucional. Finalmente, cabe acotar que las autoridades de la Gran Logia, son elegidas y sólo rinden cuentas de su quehacer, ante el pueblo masónico reunido anualmente en Asamblea.

¿Por qué en la Masonería no hay mujeres?

La Masonería está esparcida por todo el mundo y en cada lugar adopta las costumbres y tendencias del medio que sean compatibles con sus principios. Así, está generalizada en todas partes la Masonería masculina, lo que no impide que en algunos países se practique la Masonería mixta y/o la femenina. La razón que explica la existencia mayoritaria de la Masonería masculina está en el hecho histórico irrefutable que, como se dijo en otro pasaje, la Masonería actual deviene de los gremios de constructores, de la Edad Media que, obviamente estaban integrados exclusivamente por hombres.

¿Cuesta mucho pertenecer a la Masonería?

No. Podríamos decir que está al alcance de cualquier hombre capaz de ganarse su sustento. La cuota mensual equivale a aproximadamente pesos cuarenta.

¿Qué debe hacer quien desee ingresar en la Masonería?

Dirigirse personalmente. No obstante, el trámite más efectivo, cuando se conoce a algún masón es hacerlo personalmente a través de él.

¿Cómo trabajan los masones en las Logias?

Cada Logia desarrolla un plan de trabajo que es privativo de ella. Las reuniones son semanales o quincenales y en ellas se abordan, con la única limitante de no hacer proselitismo, temas de interés general: políticos, religiosos, filosóficos, científicos, etc.

¿Hacen beneficencia los masones?

Individualmente, cada masón aporta con dinero o con trabajo a instituciones sin fines de lucro cuyo objeto sea el bien común, como Bibliotecas, Cooperadoras, Hospitales, Asilos, etc.

Institucionalmente, la Gran Logia posee un Hogar de Niños en la Provincia de Buenos en el que aceptamos niños huérfanos que nos envía la Dirección de Minoridad y Familia del Ministerio de Bienestar Social, que son criados en todo el sentido de la palabra por maestros especializados recibiendo cariño, vestimenta y los alimentos que necesitan, concurriendo a la escuela pública de la zona.

¿Cómo encuadra lo dicho sobre la Masonería con P2?

La Propaganda Due era una Logia Masónica regularmente constituida dentro de la esfera de la Gran Logia de Italia. En determinado momento, en la década del 60, las autoridades de la Gran Logia advirtieron algunas conductas desviadas del sendero masónico, reconviniendo a la Logia para que retorne a su cause masónico regular. Ante la desobediencia de la Logia, ésta fue separada de la estructura masónica, descubriéndose después de algunos años el acierto de esta decisión, ya que las actividades de ese grupo presidido por Licio Gelli nada tenía que ver con las actividades masónicas, a tal punto que hasta  anudó estrechos lazos con autoridades del Vaticano con el objeto de delinquir.

Si se recuerda, en otro pasaje se habló que el número de miembros de una Logia está entre 50 y 100, ya que se trata de que todos los integrantes participen de los trabajos, como asimismo estrechar lazos de amistad y fraternidad muy intensos. Pues bien,  la P-2 tenía mil afiliados, de acuerdo a la lista oficial de la Justicia Italiana, lo que habla bien a las claras que no podía funcionar jamás como una Logia Masónica.

Ya que se habla del Vaticano, ¿cuál es la relación con la Iglesia?

No tenemos ninguna relación, ni buena ni mala, más a pesar de que, como se dijo en otro pasaje, históricamente la Iglesia persiguió excomulgó a los masones a través de las bulas papales, hoy día no tendríamos ningún inconveniente en iniciarla, en la medida que exista el formal compromiso de bregar por la libertad del hombre a través del goce y ejercicio de los Derechos Humanos, asegurando el pluralismo y no poniendo otro límite al conocimiento de la verdad que la razón misma.

¿Cuál es la posición de la Masonería Argentina ante la profundización de las desigualdades sociales, la globalización y el contexto latinoamericano?

“Debemos escuchar con atención la voz del pueblo americano, hombres y mujeres, masones y no masones. Sus ansias de justicia. La expresión de sus necesidades. Sus anhelos de igualdad, que no es igualitarismo. Debe estimularse el desarrollo de la ciencia y la técnica y lograr la convivencia de la democracia con la gobernabilidad, creando un ámbito civilizado para la expresión de las ideas y la lícita defensa de los intereses sectoriales.”

“Pregonamos un Nuevo Humanismo. El de la Fraternidad; el que pueda asumir la responsabilidad de rescatar al hombre medio, al hombre o mujer subsumidos en la inmediatez sin horizontes, al hombre instrumentado como objeto al servicio de oscuros intereses, al hombre que vive el suceso e ignora el proceso.”

“Los Masones creemos en este tipo de Utopías y queremos esforzarnos para ser protagonistas del cambio y guías de la esperanza colectiva, en el largo y difícil proceso de integración de la América Latina del Siglo XXI.”

Creemos en la Utopías como motores de la Razón. Por eso “...debe estimularse el desarrollo de la ciencia y la técnica y lograr la convivencia de la democracia con la gobernabilidad, creando un ámbito civilizado para la expresión de las ideas y la lícita defensa de los intereses sectoriales.”  

Fragmentos del discurso pronunciado por el Gran Maestre de la Masonería Argentina en la ciudad de Porto Seguro, Brasil, con motivo del 500 aniversario del “descubrimiento” de Brasil.

"No quiero que persona alguna venga forzada (refiere al Éxodo del Pueblo Oriental-1811), todos voluntariamente deben empeñarse en su Libertad"(José Artigas).

E-Mail: *

Comentarios: *

Octubre 21, 2002

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)