Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

ALCA: Qué significa para la sociedad

© Lic. Genaro D. Salom
[Enfoque Latinoamérica]

 

Las siglas ALCA se traducen como Acuerdo de Libre Comercio de Las Américas.  Un por ciento muy elevado de la población en los países latinoamericanos no entienden ni participan activamente en la negociaciones de este importante tratado.   Más aún, la información que la mayoría recibe es incompleta o no-entendible y en muchos casos, sin lugar a dudas, el material informativo es manipulado por los estados y los grupos de interés.   Es de suma importancia que la ciudadanía entiendan los conceptos básicos referentes al ALCA, pero que al mismo tiempo que participe activamente en los procesos de negociación e implementación.

¿Qué es el ALCA?

El concepto del ALCA es básicamente simple: Persigue la liberación de los mercados.  Esto se torna en libre comercio.  El libre comercio irrefutablemente estimula el desarrollo y crecimiento de los diferentes países.  Dos ejemplos lo constituyen las iniciativas de los gobiernos de Chile y México.  Estos países han avanzado vertiginosamente en los acuerdos comerciales con los EE.UU. lo que ha impactado favorablemente sus economías, al mismo tiempo elevando los niveles de vida y bienestar de estas sociedades.

La necesidad del ALCA

En un mundo que se encuentra en un irreversible proceso de globalización e “integración” se hace sumamente obvio que el "Libre comercio" es indispensable para lograr que los procesos de mundialización sean agilizados al mismo tiempo minimizando los efectos y repercusiones negativas.

Parecería que la integración regional o el concepto de “Gran Colombia” propuesto por Simón Bolívar, se hace hoy día mucho más importante y necesario.   Aparentemente, este distinguido líder y apóstol tuvo la visión hace casi dos siglos de cómo debían funcionar las cosas.

La unificación monetaria por parte de la “Unión Europea” pasa por una etapa difícil de ajuste estructural, con sus altas y sus bajas.  Este proceso no ha sido nada fácil, a pesar de la sincronización y las medidas preventivas implementadas por las autoridades europeas, pero no obstante es un proceso necesario para la saludable evolución de la UE. 

También, nos encontramos con los “Estados Unidos de América”.  Esta nación se fundamenta en los conceptos básicos de integración y unificación.  Sin embargo, cada estado de la Unión” tiene leyes propias incluso tasas impuestales diferentes.  Hablando llanamente, pudiésemos aseverar que son países independientes unidos por una constitución “unificadora” y protegidos por un Gobierno Federal el cual esta descentralizado y limitado en muchas áreas en lo que se refiere a la soberanía estatal.  La UE va más o menos por el mismo camino.

La oposición y resistencia que estamos observando para que el ALCA se haga una realidad se sustenta y se pone de manifiesto de diferentes maneras, con múltiples modelos.  Las inquietudes, aunque muchas son reales, por ningún concepto son razón para obstaculizar o retardar las negociaciones o la implementación de los acuerdos.  En este tenor podemos articular que la mayor oposición viene por parte de los gobiernos y empresas que por sus estructuras no les conviene que se implemente un sistema integracionista.

Esta situación puede observarse en países con sistemas de gobierno de frágil estructura democrática y con tangibles características de reductos de autoritarismo.  A pesar de que este tipo de gobierno puede haber sido elegido en un proceso electoral “transparente y democrático” se pueden identificar elementos que atentan en contra de un proceso de democratización saludable y con participación ciudadana.

En la mayoría de los casos analizados estos países presentan las siguientes características:

  • Alto nivel de ignorancia poblacional (60 – 80%)

  • Ausencia o gran deficiencia de los servicios básicos a la población (Salud, educación, electricidad, agua potable, seguridad)

  • Control de los medios de comunicación por adquisición gubernamental o empresarial representando intereses del estado

  • Restricciones o ausencia de data y/o información (noticias, estadísticas confiables, etc.)

  • Postura proteccionista hacia los productos nacionales

  • Represión y abuso de poder por parte de las Fuerzas Armadas y Policíacas

  • Empresas y Empresarios monopólicos

  • Desequilibrios económicos sociales (Bajos niveles salariales – Bajos estándares de vida)

  • Elevadas tasas de interés para el financiamiento, usurpadoras en ocasiones (+ de 18%)

  • Falta de independencia en el Sistema Jurídico, (Corrupción)

  • Constituciones que obvian los derechos humanos

  • Desconocimiento por parte de la población de los Derechos Constitucionales, con las consecuentes violaciones y violentaciones de los mismos

  • Altos niveles de corrupción o corrupción generalizada (como sistema operativo social)

  • Discriminación social, genérica, racial, laboral, etc.

  • Sistema educacional fallido o desfasado

  • Sobre abundancia de organizaciones no gubernamentales (ONG’s) sin control y coordinación del diseño e implementación de proyectos y sin controles sobre el manejo financiero de las mismas. 

Estos 16 puntos son un claro indicador de una sociedad que no le conviene la apertura del comercio.  Es simple: Si se integran al Libre Comercio pierden las inmensas sumas de fondos que solamente un reducido grupo de personas (funcionarios públicos, empresarios, representantes de la sociedad civil, directivos de ONG’s) reciben legal o fraudulentamente justificado en el beneficio de la población y que en muchos casos solo alcanza para el “manejo administrativo” del proyecto. 

Decimos que estos gobiernos pueden haber sido elegidos democráticamente porque la “ignorancia social se refleja directamente en los funcionarios públicos”, o sea, un pueblo ignorante elige gobiernos ineptos.  Estos países son los más necesitados de que el ALCA se haga realidad, esto es pura lógica.

Debemos reflexionar en un plano extendido (a largo plazo) desde una postura de bien común por encima del interés personal sobre los riesgos y beneficios.  Pero más que esto, debemos estar concientes que es una situación indetenible.  Es un proceso natural.   ¿Cómo hacemos para sobre vivir y para que nuestras economías más que afectarse negativamente se edifique en una estructura saludable?

Es como con los hijos.  Sabemos que van a crecer y a realizarse como personas.  ¿Qué hacemos entonces? ¿Los sobreprotegemos? ¿Nos convertimos en mama gallina y nos mantenemos alimentándoles permanentemente o los ayudamos psicológica y económicamente a crear estructuras que le permitan sobrevivir en el mundo exterior?  ¿Cuándo vamos a asumir la postura de Chile y México y a lanzarnos con el mejor equipo de negociación que podamos entrenar y contratar a negociar en un saludable ambiente de competitividad?  ¿Cuándo comprometeremos a nuestros empresarios, grandes, medianos y pequeños para que participen?

Problemas reales del ALCA

Entre las problemáticas más críticas y delicadas a abordar es la incuestionable salida del mercado de muchas empresas.  Igualmente la desaparición de muchas fuentes de empleo, como también la desaparición de trabajos tradicionales y la sustitución por otros tipos de empleos.  Algunos países, sufrirán los efectos de los cambios más que otros, también algo ineludible.  Ahora bien, en la medida que la resistencia sea mayor peor serán los efectos.

Estos problemas son reales.  Deben abordarse inmediatamente e iniciar una estrategia de contingencia con la participación la ciudadanía y de las MIPYMES (micro, pequeñas y medianas empresas). 

El acondicionamiento de sostener la mentalidad “no integracionista”  y las condiciones socio-económicas de la región son un gran reto y obstáculo a conquistar.

Obviamente existen y surgirán, según los procesos avanzan, muchos más problemas y complicaciones.  Todo cambio trae consigo confusión, resistencia al necesario “Proceso de Des-Aprendizaje” de los modelos desfasados.

Conclusión

El ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de Las Américas) es una llave, que nos permite cerrar o abrir puertas.  Si la usamos en nuestro favor puede convertirse en una de las mejores herramientas para el desarrollo socio-económico.  El cambio de mentalidad hacia el “Sueño integracionista Bolivariano”  es una necesidad, tome lugar en los próximos dos días o en mil años.  Pero hay que estar preparados y el “tiempo no perdona”.  

Es mejor para todas las partes las agilizaciones de los procesos que la dilatación.  La situación socio-política y económica de la región es suficiente prueba de que no lo estamos haciendo bien.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Julio 29, 2002 (revisado Noviembre 24 de 2003)

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)