Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

Importancia de la Agricultura

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

José Gómez
Secretario General
 Federación Mundial de Trabajadores de la Agricultura, Alimentación, Hotelería y Afines
 (
FEMTAA)

 

En el 2001 se cifraba la mano de obra agrícola mundial en 1.240 millones de personas, es decir, en alrededor del 45% de la población activa mundial.

Asia reúne a casi el 80% de la mano de obra agrícola total mundial, seguida de África, con un 14%. China y la India reúnen a más del 60% de esta población.

La mano de obra agrícola aumenta hoy más deprisa en el África subsahariana (1,9% al año), seguida de Asia meridional (1,5%) y el Oriente Medio y África del Norte (0,8%). En las demás regiones, el crecimiento es o insignificante (0,1% en América Latina) o negativo (-3% en América del Norte y Europa occidental).

En los 15 ó 20 próximos años, la proporción de la población económicamente activa en la agricultura se mantendrá por encima de un 47% en el África subsahariana y en el Asia meridional y oriental. Disminuirá hasta un 23% en el Oriente Medio y África del Norte, un 17% en América Latina y el Caribe, y a menos del 10% en Europa.

En América del Norte apenas superará el 1%.

En la distribución regional de la población económicamente activa del sector agrícola, la parte correspondiente a Asia es la más importante, pues constituye casi el 80 por ciento del total mundial; a continuación siguen África (14,3 por ciento), América Latina (3,6 por ciento) y el resto del mundo (3,7 por ciento).

En sólo dos países, China y la India, se encuentra la mayor concentración de mano de obra agrícola del mundo, pues ésta representa más del 60 por ciento del total mundial y 78 por ciento del total de Asia. Nigeria tiene el mayor número de trabajadores agrícolas de África, con 17, 5 por ciento del total regional y 2,5 por ciento del total mundial.

Además de percibir bajos salarios, los trabajadores agrícolas suelen ser subempleados, pues sólo trabajan en promedio 175 días al año, y están, pues, desocupados durante cerca de un tercio del año laboral, con escasos ingresos para subsistir durante dichos períodos de desempleo. Cuando trabajan, las jornadas suelen ser largas, hasta 45 o incluso más horas semanales.

Europa: La Política Agrícola Común (P.A.C.)

Europa ha modificado su Política Agrícola Común (PAC), a partir de abril del 1999.

La aplicación de la reforma beneficiará tanto a los agricultores, los consumidores, al sector agroindustrial y al medio ambiente como a la economía de la UE en general.

En la reforma de la PAC, las prioridades de la Comisión Europea han sido garantizar una mayor competitividad de la agricultura europea en los mercados tanto comunitarios como mundiales, lograr una agricultura más respetuosa del medio ambiente y proteger el medio de vida de los agricultores.

Estas prioridades se mantienen plenamente en el conjunto de medidas. La reforma de la PAC constituye un paso adelante hacia un régimen de ayudas destinadas a las personas en vez de a los productos y la indemnización de los agricultores no sólo en función de la producción sino también por lo que aportan a la sociedad, concretamente como guardianes del campo.

Es evidente que, según indican las tendencias históricas a largo plazo, la agricultura no podrá preservar por sí sola las zonas rurales de forma permanente, ya sea desde el punto de vista económico, o en términos de mantenimiento de la población rural.

Este acuerdo reforzará de hecho la preferencia comunitaria en numerosos ámbitos, garantizando de este modo que el 90% de la producción de los agricultores de la UE siga teniendo un acceso prioritario al mercado de consumidores más lucrativo del mundo, y permitiendo al mismo tiempo a los agricultores ampliar y diversificar su producción y aprovechar nuevas oportunidades fuera del mercado comunitario.

Política de desarrollo rural

La nueva política de desarrollo rural contribuirá a establecer un marco coherente y sostenible para el futuro de las zonas rurales europeas.

La nueva política se rige por un enfoque integrado y multisectorial del desarrollo rural. Por un lado, reconoce que la agricultura desempeña una serie de funciones entre las que figura la conservación del patrimonio rural. Por otro lado, admite que la creación de fuentes alternativas de ingresos debe formar parte integrante de la política de desarrollo rural.

Una de las principales innovaciones es la integración de una serie de medidas de desarrollo rural en un paquete único y coherente que preste apoyo a todas las zonas rurales, principalmente, de 3 maneras:

Creación de un sector agrícola y forestal más pujante. Las principales medidas se refieren a la modernización de las explotaciones agrícolas y a la transformación y comercialización de productos agrícolas de calidad. Además, la viabilidad de las explotaciones agrícolas se incrementará a través de medidas en favor de la instalación de jóvenes agricultores y de mejora de las condiciones que propicien la jubilación anticipada de la actividad agrícola. El sector forestal se reconoce por primera vez como elemento clave del desarrollo rural, estableciéndose una nueva medida de ayuda al sector cuando éste desempeñe una función ecológica.

Aumento de la competitividad de las zonas rurales. Los principales objetivos son, en este caso, el apoyo a la calidad de vida de la comunidad rural y el fomento de la diversificación hacia nuevas actividades. Las medidas están diseñadas para crear fuentes alternativas de ingresos y empleo para los agricultores, su familia y, en términos generales, para la comunidad rural.

Conservación del medio ambiente y del incomparable patrimonio rural europeo. Las medidas agroambientales fomentarán los métodos de explotación agrícola respetuosos del medio ambiente y constituirán además el único elemento obligatorio de la nueva generación de programas de desarrollo rural y, por lo tanto, un paso decisivo hacia el reconocimiento del papel multifuncional de la agricultura. Una de las medidas adicionales que contribuirá a una mayor integración de la dimensión medioambiental en la PAC consistirá en la ampliación de las indemnizaciones compensatorias, tradicionalmente concedidas a la agricultura de las zonas menos favorecidas, a aquellas zonas en las que la actividad agrícola está limitada por dificultades medioambientales específicas.

Los principios que rigen la nueva política de desarrollo rural son la descentralización de las responsabilidades y la flexibilidad. Corresponde a los Estados miembros presentar propuestas para los programas de desarrollo rural, a un nivel geográfico adecuado. De acuerdo con sus necesidades y prioridades específicas, los Estados miembros pueden utilizar una serie de medidas de desarrollo rural que figuran en un reglamento. Éste representa un importante paso hacia la simplificación de la normativa europea, ya que un solo texto substituye a los nueve reglamentos anteriormente vigentes.

La Agricultura en Europa del Este

En términos de superficie, de aportación al PIB y, especialmente, de proporción de la población activa, la agricultura sigue siendo relativamente más importante en los (10 Países de Europa del Este) PECO, que en la Unión europea (UE). Sólo en la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia tiene la agricultura un tamaño relativo comparable a la media de la Unión Europea (UE).

Producción agrícola

Tras una clara disminución del volumen de la producción agrícola en los primeros años de la transición, en los últimos tiempos parece que se ha conseguido cierta estabilización en la mayoría de los PECO.

Agricultura y comercio de productos alimentarios

La mayoría de PECO, salvo Hungría y Bulgaria, son o han llegado a ser importadores netos de productos alimentarios en los últimos años. Los mayores exportadores en términos de valor son Polonia, Hungría y la República Checa. Polonia y la República Checa son también grandes importadores.


La UE también es importante como destino de las exportaciones, especialmente para los países de vocación más exportadora, como Hungría, Polonia, la República Checa y Bulgaria, que envían a la UE entre el 30 y el 40% de sus exportaciones agroalimentarias, aunque también a este respecto se ha producido cierta diversificación desde 1995.

Desarrollo rural

En varios PECO se ha observado un flujo migratorio neto hacia el campo al empeorar las condiciones económicas generales durante la transición, momento en que la agricultura servía de colchón porque permitía a la población vivir de sus parcelas de tierra en sus pueblos de origen y complementar otras fuentes de ingresos, como las pensiones de jubilación. El subempleo y el paro encubierto en combinación con la agricultura de subsistencia constituirán en el futuro grandes problemas para el desarrollo equilibrado de las economías rurales.

Políticas agrícola y rural

En los PECO se aplica una amplia gama de instrumentos de ayuda, desde sostenimiento de los precios de mercado y varios tipos de pagos directos hasta subvenciones para la adquisición de insumos, ayudas a la inversión y exenciones fiscales.

Los cambios en el sostenimiento de los precios, la evolución del mercado mundial y cierta recuperación de la demanda interna han permitido que aumenten los precios pagados a los productores, de forma algo más acusada en relación con los productos vegetales que con los productos animales. A lo largo del tiempo, tiende a disminuir la diferencia de precios en la explotación respecto a la UE.

Conclusión y perspectivas

En general, han ido aumentando las ayudas a la agricultura en forma de protección aduanera, intervención en el mercado y ayuda estructural. Los precios en la explotación han subido, especialmente en el caso de los productos vegetales. La diferencia de precios entre los PECO y la UE en el caso de los cereales, carne de porcino y aves de corral ha disminuido considerablemente y cabe esperar que desaparezca si se aplican los planes de reforma de la PAC contenidos en la Agenda 2000 de la UE.

Las perspectivas respecto a los principales productos muestran la posibilidad de que los PECO aumenten en cierta medida el excedente de su producción de cereales, oleaginosas y carne de porcino hasta el año 2003. La exportación de estos excedentes tendría que hacerse en su mayor parte a precios del mercado mundial. El tradicional excedente de productos lácteos se reduciría en cierta medida y la región sería más o menos autosuficiente en cuanto a carne de vacuno y aves de corral.

La Agricultura en África

África es un continente agrícola. La mayoría de los países dependen de la agricultura para el consumo nacional y algunos exportan varios artículos, especialmente a Europa.

Desde hace varios años (1992), los países africanos han constituido el PROGRAMA AGRÍCOLA COMÚN DE ÁFRICA (PACA), como un instrumento de cooperación e integración agrícola, según lo establece el Artículo 46 del Tratado para crear la Comunidad Económica Africana (CEA).

El Tratado establece que el PACA es el motor para cooperar en la vía del desarrollo de la agricultura, la selvicultura, la crianza y la pesca, con el objetivo de asegurar: la seguridad alimentaria, el crecimiento de la producción y la productividad de la agricultura, de la crianza, la pesca y los recursos forestales, así como mejorar las condiciones de trabajo y la creación de empleos en las zonas rurales.

También la valorización de productos agrícolas para la transformación, en las mismas localidades, de productos de origen vegetal y animal; y la protección de productos de exportación para el mercado internacional.

Sin embargo, las guerras civiles, las prolongadas sequías han sido factores importantes, que han impedido que el PACA se haya concretizado en una realidad.

El crecimiento de la población va más rápido que el crecimiento de alimentos. La tasa de crecimiento de la población es alrededor del 3% anual, y la creación de nuevos puestos de trabajo en la agricultura es insuficiente; a esto debemos agregar que en África la agricultura es de poca productividad.

Otro problema es la situación de malnutrición en que viven millones de personas, y en el orden económico la devaluación de la moneda, especialmente en franco CFA , ha traído muchos problemas a diversos países, que no tienen capacidad para la importación de alimentos de primera necesidad.

Con muchas dificultades internas y externas, África se encamina en busca de soluciones a los problemas agrícolas, que son los fundamentales para el desarrollo humano y de los países de ese continente.

En muchos países africanos todavía las mejores tierras están en poder de los antiguos colonizadores, y no se ha realizado una Reforma Agraria, que reparta equitativamente la tierra para las personas que la trabajan.

Agricultura en América Latina

América Latina aún tiene profundas raíces en la agricultura. Un 25 por ciento de su población trabaja en el campo o en la agroindustria, los productos agrícolas siguen cosechando una gran porción de los ingresos por exportaciones de la región, y el sector ha demostrado ser un motor de crecimiento confiable.

Las perspectivas latinoamericanas de lograr un
crecimiento económico sostenido y niveles de vida más altos descansan en gran medida en su capacidad de exportar más productos agrícolas a los mercados mundiales y de aumentar la productividad del campo. Pero la capacidad de la región para incrementar sus exportaciones sigue topando con serios obstáculos que se levantan más allá de sus costas, específicamente las barreras al libre comercio erigidas por los países industrializados.

Las trabas al intercambio de estas mercancías son numerosas. Impuestos a las exportaciones y subsidios; las compras, acopio y comercialización realizados por gobiernos; trámites aduaneros complejos, requisitos de licencias, aranceles, cupos, precios políticos, tasas de cambio discriminatorias y restricciones sanitarias y fitosanitarias sin fundamentos científicos.

En contraste, desde mediados de la década pasada los países latinoamericanos, con muy contadas excepciones, unilateralmente han reducido aranceles aduaneros y otras barreras comerciales, han eliminado impuestos a la exportación y han acotado o incluso anulado el papel desempeñado por entes estatales como las juntas nacionales de granos.

América Latina está en una posición ideal para aprovechar esos cambios y está redescubriendo sus enormes ventajas comparativas en agricultura: grandes reservas de tierra arable, un moderado crecimiento demográfico y gran potencial para aumentar el rendimiento. Abonada por nuevas inversiones y la aplicación de tecnologías modernas, la producción agrícola de la región está rindiendo algunos de los mayores progresos.

De lograrse estas metas, la agricultura seguirá siendo punto de apoyo del desarrollo de la región hasta bien avanzado el presente milenio, si se crean empleos, se respetan los derechos y libertades de los trabajadores y mejorando la calidad de vida y de trabajo para los trabajadores del campo

Últimamente los problemas provocados por el fenómeno "El Niño", los ciclones y huracanes, en especial el "Mitch", han hecho mucho daños en las zonas agrícolas de América Latina.

Los Organismos Genéticamente Manipulados (O.G.M.)

En la actualidad el mundo agrícola está invadido por los Organismos Genéticamente Manipulados (O.G.M.), que es la modificación de la genética, creada artificialmente, en un vegetal o animal.

Por una parte, se "fabrican" plantas que resisten mejor a los pesticidas, a los insectos, y se conservan por largo tiempo, pero por la otra parte, se crean animales que engordan y crecen más rápidamente que los naturales.

En algunos países el maíz y la soja, con OGM están autorizados, en pocos países esta prohibido, pero además no se pueden distinguir, y la Empresas Multinacionales que comercian esos productos lo mezclan con los naturales.

Aunque no se puede afirmar que los OGM producen graves enfermedades, porque todavía este proceso está comenzando, si es seguro que provocan graves alergias.

A partir del 10 de abril del 2000, en muchos países es obligatorio que los productos que contengan más del 1% de O.G.M. deben indicarlo en las etiquetas, pero numerosos artículos y productos alimenticios escaparán de esa reglamentación, pues actualmente están en todos los condimentos, salsas e ingredientes de productos para el alimento humano.

El rápido progreso de la biotecnología ha creado problemas con el comercio de los O.G.M., así como los casos de las "vacas locas" y la dioxina, en el canal de alimentación humana, que ha provocado serias preocupaciones en diversos sectores, incluyendo las organizaciones sindicales de trabajadores.

Junio 10, 2001  

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)