Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

La especial importancia de la seguridad interna para el desarrollo económico de un país, sustentada en un concepto ampliado de seguridad.

Seminario
Seguridad interna y gobernabilidad”

Wolf E. Poulet (1)
Consejero político

Buenos Aires, 04.09.2001

 

1.     Introducción

Desde hace años se discute en Guatemala si un civil, sin ninguna experiencia militar, puede ser nombrado Ministro de Defensa. Los líderes militares del país, quienes desde siempre han formulado por sí mismos la política de seguridad nacional, han podido hasta ahora mantener alejados a los no militares de este puesto. La justificación lapidaria siempre ha sido la misma: se considera que un civil no posee la debida competencia para encargarse de la seguridad nacional. En verdad, esta justificación es incorrecta, pero comprensible desde el punto de vista del mando militar. El procedimiento empleado en Honduras a mediados de los 90 para conciliar al mando militar con la política fue aún más bizarro. Durante un almuerzo con la Junta Militar –compuesta por varios de los generales de mayor rango-, el presidente Reina recibió una servilleta con el nombre del Ministro de Defensa escogido por la Junta. El liberal Reina no hizo caso a esta propuesta, y en 1999 bajo el mandato de Flores, su sucesor, pudo Honduras tener por primera vez un civil como ministro de defensa.

Hoy en día es claro en Latinoamérica que tales actitudes de determinados altos militares sólo muestran que estos oficiales se han distanciado de la realidad de los procesos que acontecen en este mundo globalizado. En el mundo civil, por no decir “civilizado”, los militares y policías son dirigidos (casi) sin excepción por políticos civiles. En la conciencia general de la mayoría de los estados desarrollados se ha creado un “concepto de seguridad ampliada”, que en resumen puede ser formulado de la manera siguiente:

La seguridad de un estado no se define en base a su poderío militar, sino en mayor medida por la combinación de (por lo menos) 5 factores: la seguridad económica, social, ecológica, interna y externa.

2.      Los sectores de la seguridad en particular

a) La seguridad externa de un país, garantizada por lo general a través de una organización militar, ha ido perdiendo importancia en el último decenio. Aunque todavía no se puede decir que la guerra clásica entre los estados haya desaparecido, estos desastres son cada vez más raros. Pero el mundo, sin embargo, no se ha hecho más seguro. Todos sabemos que las guerras civiles, de bandas, los conflictos de intereses, ante todo entre países, se han intensificado de nuevo. Junto a estos conflictos, la soberanía de las naciones también ha estado bajo presión. Ejemplos actuales de esto son Yugoslavia e Indonesia. La comunidad internacional intervino en contra de los deseos de los gobiernos, en el primer caso después de una larga fase preparatoria y sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y en el segundo caso (Timor oriental) en el transcurso de pocos días, con autorización del Consejo de Seguridad. Un factor adicional es el hecho de que las condiciones técnicas modernas hacen las guerras insostenibles desde los puntos de vista financiero y organizativo, aún para países de tamaño mediano (Francia, Alemania, Italia, Argentina, entre otros). Se podría afirmar, que una operación militar coordinada efectiva de 2-3 divisiones listas para el combate y totalmente mecanizadas (cerca de 50 000 soldados) sólo podría ser ejecutada ad hoc y con posibilidades de éxito por 1-2 países de la Tierra. Alemania no pertenece a este grupo. Las 12 divisiones de mi país, que hasta el final de la Guerra Fría estuvieron listas para la defensa en plazo de 48 horas, fueron reducidas a 5, de las cuales podría formarse rápidamente una sola lista para el combate, como consecuencia de los cambios ocurridos en los escenarios europeos. Para este proceso de reorientación militar existen ya unas siglas, RMA (Revolution in Military Affairs), y se cree que este proceso de renovación ahora es que está comenzando.

En cuanto al aspecto tecnológico: La última guerra de dimensión casi mundial fue la Guerra del Golfo, en la cual los Estados Unidos y sus aliados necesitaron meses para colocar sus fuerzas correctamente en el sentido operativo. La brecha tecnológica entre los contrayentes era inmensa, ante todo si se piensa, que Irak no es un país pobre, con acceso permanente a sistemas de armamentos altamente modernos. Debo señalar, a propósito, que las limitaciones en el uso de determinados sistemas de armas, la intensidad en la aplicación de estas armas, la selección de los objetivos por decisión de representantes políticos prominentes y el momento de conclusión de la exitosa campaña en ejecución, fueron decididos sin excepción por dirigentes políticos civiles.

Resumiendo: Las guerras entre países han ido perdiendo sentido y son cada vez más raras, lo que causa una disminución de la importancia de la seguridad externa, y una menor justificación para unas fuerzas armadas sobre-dimensionadas. La asignación de nuevas funciones a las fuerzas armadas (por ej. las de República Dominicana recibieron 13 nuevas funciones) no resuelve el problema, pues la organización militar, debido a su estructura, equipamiento, forma de pensar y entrenamiento, no está preparada para cumplir con estas “nuevas” tareas. El resultado es que los militares son todavía necesarios, pero en una extensión menor y con áreas de responsabilidad que deben ser redefinidas.

Las nuevas áreas de responsabilidad de las fuerzas armadas son, en principio: fundamentalmente la defensa del país y, además, participar en operaciones de ayuda en catástrofes nacionales y regionales, y en operaciones internacionales para asegurar la paz y prevenir los conflictos. Hay que mencionar una limitación a la defensa del país: En el futuro habrán más “zonas de seguridad”, que incluirán países cuya defensa será responsabilidad de una gran organización, y que prácticamente no necesitarán un ejército nacional. Un ejemplo lo es Islandia, con una posición geográfica que no hace esperar ninguna amenaza exterior. También Costa Rica es un ejemplo, donde según declaraciones del ex Presidente Arias la ausencia de unas fuerzas armadas ha conducido a un aumento de la seguridad y a un desarrollo exitoso de la sociedad, en comparación con sus estados vecinos.    

 b) La seguridad ecológica

Este tema, ligado a una fuerte carga emocional, merece una discusión especial. Existen pocas dudas de que el crecimiento económico y la ampliación de las capacidades de producción están relacionadas con efectos ambientales indeseables, especialmente a expensas de los ecosistemas, de los trabajadores de las fábricas y de los seres humanos que viven en las cercanías de las fábricas –ante todo de los grupos más pobres de la sociedad. Además, se emplean modelos de producción caracterizados por un alto consumo de materias primas y energía, que ponen el peligro las fuentes de recursos y finalmente la vida futura.

Existen graves peligros tanto para los países industrializados y como para los países en desarrollo, de que las consecuencias negativas de una industrialización acelerada o descontrolada puedan dar al traste con los progresos económicos. La única respuesta mundial adecuada es la eficiencia ecológica, según se puede colegir de los medios y de la literatura especializada. Ella conduce a un modelo económico circular eficiente y ecológico, que permite primariamente un aumento de la producción a través de un uso eficiente de los recursos. La disminución de los costos causados por los materiales sobrantes es otro tema adicional, así como el estudio de métodos de producción inertes para el medio ambiente y los trabajadores.

Se trata de:

  • Evitar y disminuir las emisiones dañinas y los residuos tóxicos

  • Optimizar de los procesos

  • Emplear tecnologías con bajas emisiones y residuos, etc.

Se deberían fabricar productos duraderos y atractivos para los consumidores, caracterizados por una emisión baja de sustancias tóxicas y susceptibles de reciclaje sin afectar el medio ambiente.

La responsabilidad de la economía se basa en el principio del causante, según el cual las empresas responsables de daño ambiental deben corregirlo y evitar su repetición. Esto implica un manejo empresarial responsable y previsor, en relación a la sociedad y al medio ambiente. El estado desempeña un papel muy importante en la estimulación de este tipo de manejo empresarial, por un lado a través de los órganos de vigilancia (por ej. Ministerio de Medio Ambiente) que se ocupan de la aplicación de las normas relacionadas con la protección ambiental, y por otro, al propiciar modos de producción compatibles con el medio ambiente y eficientes a través de condiciones marco apropiadas, programas especializados de incentivo, educación y concienzación ambiental.

La seguridad ecológica de cualquier país estará en grave peligro si no se procede de esta manera. Según informaciones de las Naciones Unidas, en el año 2025 dos tercios de la humanidad no tendrán garantía de agua potable, si continuamos aplicando los modelos actuales de consumo y producción. Un ejemplo que podría representar a todas las metrópolis del mundo lo tenemos en las alcantarillas de Peking: un líquido gris luminiscente, al cual lo mejor sería no acercarse, mientras aumenta la incidencia de cáncer pulmonar. El viejo refrán chino tiene todavía vigencia: “Mientras no vea su propio ataúd, el hombre no llora”.

Resumiendo: Los cambios ambientales y la escasez de recursos crean una seria posibilidad de aparición de conflictos que amenazan la seguridad, ante todo en las regiones marginadas. Problemas ambientales tales como la erosión del suelo, el aumento del nivel del mar, la reducción de la productividad agrícola, los períodos de sequía, etc. conducen a problemas sociales y a conflictos violentos dentro de los mismos estados y entre ellos.  Además, los conflictos originados en el reparto de recursos naturales escasos como el agua, bancos de peces o bosques pueden acentuar su despilfarro. Los derechos no aclarados de uso de los recursos naturales serán motivo en el futuro de confrontaciones violentas. En efecto, nos atrevemos a afirmar que la inseguridad ecológica constituye una real amenaza, contra la cual se debe proceder con medidas apropiadas.

Los que deciden en la política, en la economía y en la sociedad civil ya están reconociendo cada vez más la creciente importancia de la protección ambiental en el mantenimiento de la capacidad de competencia de sus países. En Alemania, la “industria ambiental” se ha convertido en una de las ramas más importantes del crecimiento económico. Se plantea la pregunta: ¿Cuándo comenzarán los empresarios libres de un país tan grande e importante como Argentina a aprovechar esta oportunidad? Esto haría posibles altas tasas de crecimiento económico, y a su vez permitiría mejorar las condiciones marco indispensables para el dominio de los problemas de seguridad ecológica.

c. La Seguridad Social

La economía popular de cualquier país está obligada a tener éxito en garantizar la seguridad social,. ¿Están organizados el estado y la economía de tal manera que garanticen a la mayoría de la población un ingreso aceptable? ¿Funcionan los mecanismos de distribución de la riqueza nacional de manera que la pobreza no sea la situación habitual de la gran mayoría? La economía global está experimentando en todos los países un cambio estructural permanente. Si durante la evolución de este proceso se quiere disminuir la marginación o la desventaja en la mayor parte de la población, si no se quiere poner en peligro la legitimación política del orden estatal democrático, se deben desarrollar estructuras para la seguridad social con el mismo ímpetu que se da a la capacidad de competencia de la economía. Originalmente, el sistema de seguridad social se apoya en cuatro columnas: el seguro de salud, el seguro de retiro, el seguro de desempleo y el seguro de accidentes. Es lógico que el seguro social tenga niveles diferentes de desarrollo en cada país, y esto debe ser así. Ustedes pueden determinar mejor que yo en cuál sector la República Argentina ha tomado un curso exitoso de modernización y en cuál deben hacerse todavía esfuerzos para alcanzar el nivel recomendable.

Entre tanto, la importancia capital de la seguridad social ha sido reconocida por las Naciones Unidas. Con motivo del foro económico de Davos en 1999, el Secretario General presentó ante los líderes de la economía y grandes empresarios los nuevos principios que se relacionan con los derechos humanos, el derecho laboral y las cuestiones ambientales. La palabra clave es: “global compact”, que sirve de término guía para encontrar en Internet las referencias sobre este modelo de pensamiento de la ONU. Bajo el influjo de los cambios rasantes que ocurren en este mundo globalizado, el “protagonista” en cualquier economía capitalista debería estar consciente de que la integración de la economía, la ecología y el desarrollo social y su aplicación concreta plantean grandes retos a los políticos, economistas y a la sociedad. Esta es la regla de la globalización, formulada primero por Gorbatschow: ¡A quien llega tarde, la vida lo castiga!

d) Seguridad interna y económica

La seguridad interna está relacionada estrechamente con la seguridad económica, ecológica y social. Dicho de otra manera: no puede existir un desarrollo económico sano y exitoso si la seguridad interna no está garantizada. La relación entre seguridad interna y económica tiene especial importancia.

-Seguridad interna significa, ni más ni menos, que se ha impuesto el principio de igualdad de la democracia. Este es el caso en las democracias liberales de occidente, aún con variaciones en su expresión. Concretamente: en un orden social con seguridad interna e igualdad, el famoso “friega-platos” puede convertirse en millonario, sólo a través de trabajo duro y con un poco de suerte.

-Existe seguridad interna cuando un estado fuerte es el único depositario del monopolio de la violencia, y sus órganos están capacitados para aplicarla. Se trata, en primer término, de una justicia independiente, que aplica las leyes de manera consecuente y una policía leal a la Ley, bien pagada y entrenada, cuya ética se basa en tratar con igualdad a ricos y pobres. El hecho de que en todas las sociedades existan ovejas negras en la justicia y en la policía, que se dejan corromper, no contradice la necesidad ineludible de una policía y una justicia sometidas a la Ley. El país que no remunera y entrena bien su policía tiene los problemas en su orden económico que son comunes en la mayoría de los países de Latinoamérica. Con la justicia sucede igual –no tengo que mencionar aquí la fama que tiene la justicia Argentina. Permítanme contarles lo ocurrido a una gran empresa alemana, que quiso despedir a un empleado argentino de nivel ejecutivo, después de comprobar que había cometido “irregularidades”. Este individuo consiguió, con ayuda de la justicia Argentina, iniciar un proceso por daños y perjuicios cuyo desenlace todavía está pendiente y que trastorna las actividades de la firma en el país por años. Esta parcialización de la justicia afecta el principio fundamental del fair play (juego limpio) en cualquier orden económico y hace que los inversionistas locales y extranjeros se alejen de participar en esa economía.       

Se recuerda el día de la toma de posesión del presidente Putin en Rusia. Entre otras cosas, dijo textualmente: “Debemos implantar el dominio del derecho”. Allá, como en cualquier otro país, se trata de reglas de juego que deben respetarse, para que la economía se desenvuelva con éxito. En Rusia, el país más grande y según sus recursos el más rico del mundo, hasta ahora esto no ha funcionado. Un tercio de la población vive por debajo del nivel de pobreza, lo cual es un hecho vergonzoso y deprimente en un país tan bello y tan grande. Quien haya visto los gestos de resignación de miles de mujeres de edad avanzada, haciendo largas filas en las grandes ciudades para conseguir un pedazo de pan o un ramillete de perejil, ha visto las consecuencias de la falta de seguridad interna. Los puestos de trabajo son creados por las empresas, ante todo por las innumerables empresas medianas y pequeñas. Cuando no hay seguridad jurídica sólo tienen posibilidad de existencia las grandes empresas y las estructuras mafiosas. La gran mayoría de la gente sencilla que quiere abrir un negocio, que generaría puestos de trabajo, está expuesta a ser barrida del mercado porque la policía y los tribunales no les garantizan ninguna protección. Esta es la situación más determinante en caso de deficiencia en la seguridad interna/económica. A pesar de la existencia teórica de un orden económico capitalista, no se pueden aprovechar las energías, el activismo, la disposición al riesgo y la gran fuerza de trabajo de innumerables “empresarios en potencia”. Las consecuencias son pobreza, depresión y estancamiento –a largo plazo retroceso.

En ese sentido deseo citar a un interesante teórico de la economía, el peruano Hernando de Soto. Su último libro “Misterios del capitalismo” plantea una cuestión sencilla, por qué funciona el capitalismo en Europa y Norteamérica, mientras que en Latinoamérica y en los estados post-soviéticos conduce a una discrepancia cada vez mayor entre ricos y pobres. Su tesis explica, con la mayor brevedad, que la pobreza no es una consecuencia del capitalismo, sino de una política errónea de los estados afectados. El problema se debería a que en los estados del tercer mundo la mayoría de la gente no se puede librar de las cadenas de la economía informal, que en Rusia se traga un 50% del producto interno bruto. Las leyes serían más importantes para el bienestar de un país que la ayuda externa para el desarrollo.

¿Y qué pasa con el capital? De Soto emplea el ejemplo de la casa hecha en un barrio marginado: la propiedad formal no reproduce las propiedades físicas de una casa, sino la representación de un consenso sobre determinadas cualidades económicas de la construcción. Sólo se puede ganar capital con una casa cuando el título de propiedad del inmueble está saneado y se ha iniciado un proceso formal de autorización y registro oficial de la construcción. Es después de esto que un obrero puede tomar un crédito con su casa como garantía, y así poder independizarse. De Soto contradice a Marx en un punto decisivo: el capital no se concentra en una minoría siguiendo una ley natural. Es todo lo contrario. El capitalismo liberaría la humanidad de la opresión política y ecológica si no existiera un estado incapaz que lo maniatara. Segundo, el primer mundo no es culpable de la miseria del segundo y del tercero. En vez de pagar los pecados coloniales con ayuda para el desarrollo, se debería ayudar a los estados a reformar sus leyes. Tercero, su teoría niega cualquier influencia de los factores culturales. Aún cuando teóricos conocidos como Samuel Huntington o el argentino Mariano Grondona discrepan de las tesis de de Soto, el núcleo de su posición es convincente: El duro trabajador y propietario ilegal de una casa en una favela normalmente no es desalojado de su casa, pero no puede sacar provecho en el mercado de los esfuerzos, a menudo intensos, que hizo en su construcción, y a ningún se le ocurriría concederle un crédito tomando su casa en garantía.

La relación entre los derechos de propiedad no aclarados y el desarrollo se aclara indirectamente en el informe presentado recientemente por un representante de la ONU en Guatemala, quien en una entrevista a un diario alemán indicó que la disputa por la tierra es la causa de la guerra civil que ha afectado a ese país. “En Guatemala no existe un catastro, lo que permite que varios individuos reclamen la propiedad del mismo pedazo de tierra. Sin un catastro, sin un sistema judicial que aclare las cuestiones de propiedad de la tierra, no se saldrá jamás de ese conflicto”. Sin embargo, la élite económica blanca muestra poco interés en esto porque teme que junto con los títulos de propiedad vendrán también los impuestos a la propiedad agraria. ¿Puede ser una coincidencia que en el nuevo índice de bienestar humano de las Naciones Unidas Guatemala ocupe en América el penúltimo lugar, antes que Haití?

-Más sobre la seguridad económica

Numerosos institutos internacionales, bancos y asociaciones financieras publican estudios sobre el comercio internacional. Una de estas publicaciones es el “Informe anual sobre la libertad económica en el mundo”. Ese informe de varias universidades norteamericanas, en trabajo conjunto con numerosas entidades de todo el mundo, muestra las tendencias en los procesos económicos de 124 países. El participante alemán es el Instituto Liberal de la Fundación Friedrich Naumann, de Argentina la Fundación del Orden Social de la Libertad, de Estados Unidos el Instituto CATO, etc. La evaluación final de la “libertad económica” se hace tomando en cuenta 23 factores, que se relacionan en siete áreas de examen.

  1. Dimensión del aparato estatal
  2. Estructura económica e importancia del mercado
  3. Política financiera y estabilidad de precios
  4. Libertad para el uso de otras monedas
  5. Estructuras jurídicas y garantía de la propiedad privada
  6. Libertad de comercio con el exterior
  7. Libertad de los mercados de capitales

Con los últimos datos actualizados de los años 1997/1998 el estudio obtuvo los siguientes resultados, resumidos al máximo: Hong Kong y Singapur ocupan los primeros lugares en libertad económica, con valores de 9,4 en una escala de 10. Después siguen Nueva Zelanda, Estados Unidos y el Reino Unido, luego Irlanda, Canadá, Australia, Holanda, Luxemburgo, Suiza y Argentina aparece en el duodécimo lugar! (8,4).    

Alemania, que en 1970 con una puntuación de 8.2 ocupaba el séptimo lugar, se rodó al lugar 22, con una puntuación de 8.1. Esta es una indicación clara de los esfuerzos de otros países y de la incapacidad de Alemania de reducir a la medida justa el estado benefactor hipertrofiado (factor: seguridad social). El año pasado se ha podido avanzar un poco en este proceso.

Las economías populares menos libres y más inseguras (de abajo a arriba) las encontramos en Myanmar, República del Congo, Sierra Leona, Ruanda, Madagascar, Guinea Bissao, Algeria, Burundi, ZAR y Albania.

Los datos citados aquí muestran dos cosas, según mi opinión: Primero, la variedad y complejidad de los factores recomendables para una evaluación de las condiciones económicas marco y, segundo, que la valoración de la libertad económica en base al sistema de datos empleado no parece apropiada para el pronóstico a mediano y largo plazo. El resultado es que los estudios deben ser mejorados con evaluaciones que usen modos de observación actualizados. Además se podría sospechar que al factor 5, seguridad jurídica, habría que darle un peso mayor, pues la libertad económica –y también la seguridad interna- plantea perspectivas a largo plazo en el centro de los pronósticos. Sería provechoso reforzar la investigación en este terreno.

-La seguridad interna es un indicador central de un orden económico próspero.

El desorden y la ilegalidad conducen a largo plazo a la ruina a cualquier economía. La tarea de los políticos y de las élites económicas consiste en contrarrestar esto. Se han hecho muchas propuestas de reforma y pacientes intentos de años. En la Alemania de la post-guerra, la policía estaba organizada y equipada como una entidad paramilitar. Sin embargo, después de poco rato se hizo evidente que era también la policía la que tenia que adaptarse a las nuevas circunstancias democráticas. Como consecuencia la policía (de los estados federados) se convirtió en una policía ciudadana, con éxitos notables como garante de la seguridad interna. Las encuestas hechas en Alemania para determinar la aceptación de las instituciones estatales dan desde hace años a la policía el primer lugar, a la justicia el segundo y a las fuerzas armadas el tercero. Esto no significa que esas instituciones sean queridas, sino solamente que el ciudadano promedio después de experiencias de años tiene la confianza de que ellas respetan la constitución y garantizan la seguridad interna y externa. De esta manera se “produce” la seguridad, y se posibilita al ciudadano, al inversionista y a la competencia en el mercado la posibilidad de desarrollarse en lo privado y en lo económico, lo cual es indispensable para la aparición de una “clase media”. En actitud similar al Reino Unido y Suecia, Alemania ha orientado con éxito desde hace decenios las estructuras policiales y el trabajo de seguridad estrechamente hacia las expectativas de las ciudadanas y ciudadanos (community policing). En las sociedades liberales de occidente como también en la Asia (p.e. Japón) se debate actualmente sí:

a)  en la acción policial se debe acentuar una actitud basada en la represión y en la imposición del orden (modelo cero tolerancia), o

b)  se debe buscar un equilibrio en la actitud de la policía entre el combate a las causas de la criminalidad (prevención) y el combate de las manifestaciones de la criminalidad (represión).

Las experiencias de la policía del estado federado Renania-Palatinado nos dicen que el modelo de “cero tolerancia” deja dudas sobre los efectos a largo plazo sobre la seguridad, porque aunque se consiga reprimir la criminalidad a nivel local, no se lucha contra sus raíces. La segunda forma de actuación ha conseguido una resonancia claramente positiva: más del 90% de todos los delitos son reportados a la policía espontáneamente por la población, aclarándose más del 70% de ellos porque la población da las pistas. El trabajo policial se basa en un contacto estrecho y positivo con la población. Los requisitos son los siguientes:

La policía es parte de la sociedad y actúa como una policía cercana a la ciudadanía

La policía es garante de los derechos humanos: Consigna: “El amigo que ayuda”.

La policía es independiente de los partidos políticos, y sólo está comprometida con el Derecho y con la Ley.

Los cuarteles de la policía no son “castillos de seguridad”.

La policía se cuida de dar un trato abierto a los medios de comunicación.

La policía cumple con su función principal, apoyada en un trabajo serio, científico, basado en la estadística criminalística.

Toda formación de la policía parte de la idea de que tiene que tratarse de una policía ciudadana.

Las renumeraciones de la policía corresponden a la importancia de un servicio público como son las fuerzas de seguridad.

Esta concepción se explica como sigue:

En las ciudades y aldeas se establece una relación de socios para la seguridad, la participación de la población en el trabajo conjunto de seguridad se fortalece. Consigna: La disminución de la criminalidad no es tarea sólo de la policía, es una tarea de la sociedad.

Los elementos de este exitoso concepto son: cercanía a la ciudadanía, creación de una red de organizaciones e instituciones relacionadas con la seguridad y el trabajo social, formación de consejos comunales para la prevención del delito y asociaciones regionales, orientación sobre las causas en la lucha contra la criminalidad, reducción de los trastornos del orden público, fortalecimiento de la presencia policial en los barrios y en el centro de las ciudades, prevención policial, sanción consecuente de los actos delictivos, traducción rápida a la justicia y acentuación del trabajo de publicidad.

Para tal fin se efectúan acciones conexas ligadas con los proyectos tales como teléfonos u oficinas para el público, puestos policiales de asesoría, competencias de ideas, premios al coraje civil, encuestas en la ciudadanía, consejeros de seguridad para los ancianos, campañas de información como “quien no hace nada, contribuye al delito”.

Sobre el trabajo policial en Alemania hay mucho que decir. Lamentablemente, ante ustedes no está un experto policial sino un conocedor de lo militar –y en Alemania desde hace 50 años los militares y los policías están separados. Esta separación es importante para el desarrollo de la policía, que supongo seguirá adquiriendo mayor importancia en todos los países. Como ciudadano alemán y participante individual de la vida en Alemania se me hizo claro, después de mi regreso de Latinoamérica, que nuestra situación de seguridad, a pesar de tener fronteras abiertas con 9 países, es relativamente estable porque la gran mayoría de la población confía en la policía. Dicho de otra manera, sin confianza en la policía la seguridad interna y económica están en entredicho.

Seguridad interna / económica como modelo integral

En muchos países con problemas de seguridad es común quejarse de la “policía degenerada y corrupta”. Durante una asesoría nuestra en México en abril de este año pude vivir esta experiencia. Los críticos de la policía no quieren aceptar que la policía sola no puede tener éxito en la lucha contra lo que benévolamente llamamos “criminalidad general”. Ella es sólo un actor de muchos. Sin una justicia independiente y una dirección política en todos los niveles que envíe una señal clara de apoyo al orden y al estado de Derecho, sin el consenso de las élites sociales e industriales de un país, no es posible garantizar a largo plazo la seguridad interna / económica. La seguridad, o mejor dicho la inseguridad, es la enemiga del desarrollo, de cualquier reforma, de la prosperidad y de cualquier chance para un éxito económico sostenido, ligado a la derrota de la pobreza masiva. Repetimos, la policía no puede ser la única responsable de la seguridad. Una regla internacional podría decir más o menos: El pez hiede primero en la cabeza. La mayoría de nosotros conoce por experiencia que: Si la dirección de una organización x es buena, tarde o temprano la organización misma es “buena” o se encamina a serlo. Si la dirección de la organización es mala, esto se refleja en la totalidad de la misma. Las señales sobre lo bueno y lo malo en todos los países provienen de arriba. Me cuentan unos amigos argentinos que hace algunos años en Patagonia, el gobierno provincial hizo desaparecer a un incómodo periodista. Esta es un clara señal para las fuerzas de seguridad, como lo es también lo que informa la prensa internacional, de que una provincia del Norte de Argentina es dominada por un político tipo “caudillo”, desde hace mucho tiempo y sin esperanza de un cambio democrático. Para el ciudadano común y corriente esto es un muy mal ejemplo y pasa por ser un incentivo como para hacer lo mismo. Para muchos inversionistas extranjeros esto les sugiere que: ¡Saquen sus manos, pues hay demasiados riesgos e inseguridad!

La seguridad interna / económica jamás puede ser organizada a la perfección, pues siempre y dondequiera es influenciada por el hombre. Ella se asienta en un consenso de grandes sectores de la población, así como en una reforma de años de las fuerzas que la sustentan. En fin, se basa en la apreciación de que sólo un trabajo de regulación, aceptado por todos y expresado en leyes válidas para todos los habitantes del país, es la mejor base de sustento para un funcionamiento exitoso de la economía.

Finalmente, permítanme por favor que les diga que los alemanes o europeos son genéticamente igual de corruptos u honrados como los latinoamericanos o los australianos. El éxito del orden estatal europeo se debe, en primera línea, a la existencia de una estructura social regulada, que garantiza e impone ampliamente una igualdad / seguridad relativa. Los medios alemanes están llenos de informes sobre funcionarios o políticos que sacan ventajas de sus funciones. Pero tan pronto se detecta cualquier acto de corrupción, la justicia actúa inmediatamente aplicando las leyes. En octubre de este año, el alcalde de una capital de un estado federado debió defenderse en un tribunal, después de que un fiscal lo acusara de haber sustraído medios públicos para la construcción de su casa. Aún cuando se acepte que muchos casos de corrupción quedan sin descubrir, todos los funcionarios públicos de Alemania, Francia o Noruega que sean sorprendidos cometiendo una irregularidad pueden contar con su destitución, humillación pública, pérdida de funciones y un proceso judicial. Alrededor del sistema jurídico, que fija las normas, se ha desarrollado una ética que dice sencillamente: ¡no está permitido utilizar los medios públicos para fines privados!        

Mi tesis resumida: En principio, los alemanes de hoy no son más diligentes ni más honrados que otros. El sistema de regulación política y económica es, sin embargo, estricto y por regla igual para todos. No hay nada nuevo que un alemán o europeo pueda traerle a sus amigos de aquí o de más al norte. Las “élites informadas” de Argentina o Europa disponen de la misma educación, del mismo nivel global de conocimientos. Para responder a la cuestión de cómo podríamos influir en el fortalecimiento de la seguridad en el propio país es válida una vieja regla: “La casa propia la debe barrer uno mismo”.

 


 

 

1) Coronel retirado alemán.  Fue Director del Programa "Diálogo Cívico Militar" en 10 países de América Latina de 1997 al 2000.

 

Subir

Enero  8 , 2002

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)